Antes de la palabra no existía,
la palabra me nombró,
me creó
y me consumió.

© Pablo Antonio García Malmierca.

Anuncios