Buscar

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

Categoría

Reseñas

Reseña «Y no bebáis del agua del olvido» de Luis Llorente, Polibea.

En nueva vida tornan muerte y olvido.

Quien haya leído con anterioridad alguno de los libros de poemas que pueblan la producción de Luis Llorente sabrán que estamos ante un autor de múltiples lecturas poéticas que abarcan desde los clásicos como Propercio o Safo, hasta autores clave para la poesía actual como César Vallejo, Lezama Lima, o el mismo Claudio Rodríguez, autor clave y visible en la poética del autor segoviano, sin olvidarnos de John Keats o los clásicos del Siglo de Oro que tanto influencian el lenguaje, en muchas ocasiones barroco o mejor barroquizante, de Luis Llorente.

La evolución del autor es clara. Si tomamos su libro anterior, Del fruto que arde, libro que califiqué de metafísico en su día, nos daremos cuenta de que en Y no bebáis del agua del olvido (Polibea, 2021) su poética avanza, o quizás se abre, hacia posiciones, que, aunque todavía mantengan el pulso metafísico, incluyen una línea más pesimista, experiencial e incluso nihilista en algunos momentos.

La aparición de una serie de temas, que unidos a los ya habituales del amanecer como momento del deslumbramiento o el epifánico descubrimiento de los elementos naturales, abren la percepción de la voz poética hacia zonas poco transitadas por el autor, ya sean la muerte, la soledad o el olvido. Esta apertura hacia lugares nocturnos o ausentes de luz provocan una indagación más profunda en la realidad y en el propio yo, pues ese es el fin del camino poético que nos propone Luis en este libro: una reflexión en y desde el ser hacia y desde la naturaleza y lo que se oculta tras su velo.

Podéis seguir leyéndola aquí:

Reseña «Los feroces años 20» de Tirso Priscilo Vallecillos

La ferocidad de los cuerpos. Reseña publicada originariamente en la web de culturamas.

Los feroces años 20 (Huerga & Fierro editores, 2021), último libro de poemas de Tirso Priscilo Vallecillos, aparece adscrito desde la misma portada a la denominada poesía social y a su epicentro peninsular, «Voces del Extremo», ya que el prólogo está firmado por Antonio Orihuela, y su escrito navega en esta línea de manera clara y diáfana. Sin embargo, una lectura más profunda del libro nos abre el texto hacia otros territorios más prolíficos e interesantes.

En primer lugar, pensar en Tirso es pensar en la poesía performativa. Esta característica, a mi juicio, se ve reflejada en este texto. El origen de lo performativo hay que buscarlo en Austin que ya en el año 1955 hablaba de enunciado lingüístico que es constitutivo de la realidad y que tiene, a su vez, la capacidad de crear realidad. Posteriormente, Judith Butler, en 1998, cambia el foco de lo performativo del acto de habla a las acciones corporales, además añadía que la potencia de los actos performativos radica en el hecho de que generan identidad. Sobre esta idea sobre performatividad y otras, véase El tiempo es lo único que tenemos, editado por Caja Negra.

Puedes seguir leyendo aquí:

Reseña de «Fábula material» de Begoña Callejón en Culturamas.

Os dejo mi nueva reseña para Culturamas, en esta ocasión del último libro de poemas de Begoña Callejón publicado por Bartleby.

Fábula material (Bartleby Editores, 2022), de Begoña Callejón se presenta como un libro complejo con múltiples referencias intertextuales que abarcan desde el cine a la literatura de género pasando por la propia poesía. Esas referencias que van desde Tarkovsky a Bella Tar pasando por Stephen King, Emily Dikinson o Sylvia Plath es mejor dejarlas para que el propio lector pueda degustarlas en la medida de sus lecturas propias, pues este libro de poemas tiene múltiples lecturas en función del grado de profundización y del tipo de lectura que se quiera realizar.

En mi caso voy a detenerme en los elementos que creo más importantes, desde la propia taxonomía del libro al proceso de búsqueda que constituye la voz poética de este libro que se nos abre y cierra en sí mismo.

Podéis seguir leyendo la reseña aquí:

Reseña de «Urgencia de lo minucioso» de Luis Ramos, publicada por Lastura. En Culturamas.

Escribo una nueva colaboración para Culturamas, en este caso la reseña del libro de poemas «Urgencia de lo minucioso de Luis Ramos, publicado por Lastura.

SURCOS QUE SON PALABRAS Y CRECEN COMO ÁRBOLES HACIA LA LUZ

En palabras de Josep María Esquirol: «Cantamos para celebrar, y cantamos, también, para no tener miedo: para celebrar cosas de la vida, y para no tener tanto miedo a la muerte. De ahí que la esencia de la palabra sea el canto y que toda palabra valiosa palpite, o bien la celebración, o bien el amparo». Así comienza Humano, más humano. Una antropología de la herida infinita, publicado por Acantilado. La más reciente entrega lírica de Luis RamosUrgencia de lo minucioso (Lastura) se abre con tres citas harto significativas, la primera de Olvido García Valdés: “…voy y miro y todo es // como si no fuera yo quien lo mirara”, la extrañeza, el afuera del que mira y del objeto como punto intermedio de unión, como lugar del conocimiento; “Wo ich umher mich leite” de Hölderlin, que podríamos traducir como “hacia dónde me dirijo”, el paseo, la horizontalidad como forma de acceso hacia lo desconocido, el movimiento, ¿del hombre, del pensamiento?, como primera vía de conocimiento del mundo; y, por último, “convertir la palabra en la materia”, palabras de José Ángel Valente, la poesía como constructo de la realidad, materialidad del lenguaje. Ya en estas tres citas se nos ofrece el libro de poemas en sus claves interpretativas iniciales: verticalidad, horizontalidad y materia. Todo ello, como mostraré más adelante, a través de la apertura que da la herida, pues será en y tras la herida donde el mundo nos otorgue significado, celebración, amparo y canto.

Si quieres continuar con la lectura pincha aquí:

«Urgencia de lo minucioso», de Luis Ramos

El valor de lo sencillo. Reseña de «Con los ojos del frío» de Luis Ramos, publicado por Lastura.

Dice Junichiro Tanizaki en El elogio de la sombra que la verdadera belleza no está en el metal pulido o en las superficies blancas y brillantes de los azulejos, para él está en los materiales que poco a poco van tomando una pátina con el tiempo que refleja su historia y sus querencias. En Con los ojos del frío, Luis Ramos consigue un efecto parecido a recuperar la memoria perdida de unos personajes que representan un caleidoscopio humano que va formándose ante nosotros a medida que vamos avanzando en la lectura del libro.

            Esta memoria recuperada hace de los personajes personas que destacan por su dosis de humanidad. El autor zamorano recupera al oprimido, al perseguido. Encontramos representados en el libro gays ancianos que nos ganan por su ternura, señalados hasta el final de sus días; niñas violadas que son liberadas por la mano de otra mujer que acaba con la opresión machista y sexual del padre.

            Nos encontramos ante un libro de relatos que más que contarnos historias dan voz y vida a personajes, en muchas ocasiones oprimidos por una sociedad rancia y egoísta que por un mero acto de justicia poética son sacados de su ignominia y resarcidos en un último giro de guion que acaba por ponerlos en el lugar que se merecen.

           

Con una prosa que en ocasiones deja ver el poeta que hay tras Luis Ramos, estas breves historias que se acercan mucho por su confección al cuento tradicional son un palimpsesto que trata de reescribir la intrahistoria de tantos personajes pequeños que pasan y pasean día a día frente a nosotros y que la mayoría de las veces pasan totalmente desapercibidos. El autor redime con su prosa y vuelve a colocar en el centro de la Historia a estos desaparecidos de la cotidianeidad. Es por tanto Con los ojos del frío un ejercicio de memoria histórica como lo fue Entre cunetas, libro de poemas publicado por Luis Ramos en Baile del Sol, pero si el segundo se centró en las víctimas de la violencia entre hermanos que supuso la Guerra Civil española y las atrocidades del bando franquista, este libro de cuentos lo es de la memoria de todos los agraviados por la vida, todos aquellos que han superado las dificultades que la vida les ha puesto por delante.

            He calificado este libro como libro de cuentos, prefiero esta definición pues la estructura que siguen suele ser la propia del cuento clásico, se nos presenta una historia y al final de esta una pequeña moraleja o enseñanza. Aquí la enseñanza es de carácter humanista, eso sí alejada totalmente de la moralina que nos trata de imponer una visión estereotipada de las cosas, una enseñanza que nos acerca a los oprimidos y a los perseguidos, que nos los muestra como los verdaderos sufridores de la Historia.

            Es también Con los ojos del frío un libro que quiere recuperar la memoria de la España vacía o vaciada, aquí el adjetivo es indiferente, por sus páginas deambulan personajes que ya no podrán volver a existir y que aquí encuentran el marco perfecto para su pervivencia en la memoria, objetivo principal del libro que nos acompaña. Pero no solo aparece el mundo rural, también el mundo de la ciudad que poco a poco se ha ido desmoronando víctima de la presión del aceleracionismo capitalista que todo lo engulle, hasta la música y la percepción de esta, como vemos en alguno de los cuentos.

            Así pues, Con los ojos del frío de Luis Ramos es un libro que aporta una visión de un mundo que estamos perdiendo, un libro que se convierte en fotografía viva del rico poliedro que constituye el ser humano a través de sus costumbres y desgracias. Retablo que nos habla del recuerdo y de la pervivencia en todos nosotros del recuerdo, personajes universales que pueblan el inconsciente colectivo y a los que el autor zamorano ha puesto cara y nombres propios para construir su propio patio de vecinos, y donde ha logrado mediante su empatía hacia esos personajes muchas veces rechazados por la Historia recuperarlos para la memoria.

Reseña publicada originalmente en «La Opinión de Zamora» el 20 de agosto de 2021

Pablo A. García Malmierca

Reseña de «Leica Format», publicada por Automática editorial.

Hoy reseño una de las novelas que más me ha llamado la atención en lo que va de año. «Leica Format» publicada por Automática Editorial

Leica format es una novela que, frente a otros libros que las visitan o hacen introspección del sentimiento del personaje principal en las calles que se visitan, lee la ciudad. Estamos ante un libro caleidoscópico y polimorfo, tanto en los materiales que lo conforman: partes de otras novelas, definiciones, reflexiones; como por la sobreacumulación de personajes que la pueblan y que prestan su voz….

https://www.culturamas.es/2021/07/27/leica-format-de-dasa-drndic-2/

La luz muerde las palabras. Reseña de «Incendio mineral» de María Ángeles Pérez López. Editado por Vaso Roto, 2021.

La última entrega de María Angeles Pérez López, Incendio mineral (Vaso Roto, 2021) nos muestra el poema como apertura total. Mundo y cuerpo se hibridan en un continuo que llevan al sujeto a diluirse en lo vegetal, en lo animal, en lo mineral. El cuerpo es boca que muerde y mediante un movimiento próximo al erotismo nombra y crea la palabra poética, palabra que nos hace ir hacia la claridad frente a la oscuridad que nos rodea…

Puedes continuar leyéndola en el siguiente enlace:

https://www.culturamas.es/2021/06/23/incendio-mineral-de-maria-angeles-perez-lopez/

Colaboración con www.culturamas.es

A partir de ahora algunas de mis reseñas aparecerán en la revista http://www.culturamas.es, con la que voy a colaborar como crítico de poesía.

Mi primera colaboración fue sobre la obra «Nihiloma» de Rubén Martín publicada por Ediciones Liliputienses.

Posthumanismo, bugs y alas de mariposa.

Acercarse a Nihiloma (Ediciones Liliputienses, 2020) es acercarse a la obra de otro de los inclasificables de la literatura española actual, Francisco-Jota Pérez, y más en concreto a su artefacto Teratoma, en la contraportada aparece la siguiente definición:

Teratoma (del lat. Cient. Teratoma, y este del gr. ‘monstruo’ y ‘tumor’, ‘hinchazón’. Tipo de tumor de células germinativas que puede contener varios tipos diferentes de tejidos, como pelo, músculo y hueso.)

A la que nosotros podríamos añadir la siguiente:

Nihiloma (del lat. Nihil ‘nada’ y el gr. -oma ‘tumor’, ‘hinchazón’. Tipo de libro de poemas que se expande como un tumor hacia/desde la nada para buscar y expandirse en un espacio propio.)

Si estáis interesados en leerla al completo aquí os dejo el enlace.

«Nihiloma», de Ruben Martín  – Culturamas

Notas de lectura a Sola de Raúl Quinto (4/1/2021)

Esta no es una reseña al uso, son simplemente unas notas de lectura que posteriormente generaron un diálogo con la poeta María Ángeles Pérez López, que fue de quien partió la idea de una lectura a dos voces de el libro de Raúl Quinto, «Sola» publicado por La Bella Varsovia. Evidentemente son un punto de partida, no un punto de llegada; el posterior diálogo fue enormemente enriquecedor. Dejó aquí mi posible lectura, que no es más que eso una posible lectura para un posterior diálogo.

  • Creo estamos ante un ejercicio vanguardista de riesgo calculado, tanto por su herencia de las vanguardias históricas (futurismo, dadaísmo, surrealismo…) como por encuadrarse dentro de la poesía especular…
  • Poesía especular: (Desobediencia. VV. AA. El sastre de Apollinaire. Poesía, 42) Dentro de las cuatro categorías con que trabaja la antología Desobediencia (poesía non finito, Intrapoesía, Poesía especular y Poesía de la otredad), todas ellas permeables y sin límite fijo, incluiría Sola dentro de la poesía especular. Dicen Marco Antonio Núñez y Óscar de la Torre en el prólogo: “el poema consiste en un relato estratificado de una serie de textualidades que van encajando unas en otras. Una narración en abismo: identidad y texto literario enlazados. Al traducir esos estratos se ejerce la palabra a modo de interpretación de la identidad. El poema resulta ser una matrioska. Poemas en abismo. Texto que se abre a otros textos y se cierran sobre ellos mismos…” (pág. 10)
  • El texto se abre como “variaciones sobre un texto de Thomas Bailey Aldrich”, con la cita del mismo texto y se cierra con la presencia del mismo autor al final del poema “thomas bailey aldrich termina de escribir su cuento”. Este sería el encuadre o primera matrioska sobre la que se articula el texto, y que lo hace totalmente circular. Pero, ¿qué hay dentro de esta primera matrioska? Otra herencia de las vanguardias, en este caso las narrativas, una corriente de conciencia que fluye a lo largo de todo el texto y que se podría asimilar al discurso indirecto libre. Esto me hace pensar en un texto que se acerca más a una poesía de tipo narrativo que lírico, si además pensamos que se glosa un cuento, diríamos que el carácter narrativo queda por encima de lo lírico pese al continuo uso en el texto de elementos poéticos.
  • Uso de las vanguardias históricas: eliminación de sintaxis, superposición de imágenes, uso abundante de términos técnicos o científicos (probablemente buscados para dar ese halo de ciencia ficción que tiene el texto desde un principio), disposición del texto en el blanco de la página, neologismos (el uso de neologísmos no me cuadra con la pretensión de que este sea un texto apocalíptico y distópico sobre la destrucción del lenguaje, aunque sí con la pretensión de que el lenguaje sobrevivirá a ese vacío que paradójicamente en el texto aparece como superpoblado). Es interesante el uso de un recurso como la enumeración caótica en el texto, quizá para señalar esa tendencia al caos que apunta el relato, en este caso estas enumeraciones se convierten en nominalizaciones del mundo, un mundo técnico y científico (de nuevo un apunte hacia la ciencia ficción). Estas nominalizaciones marcan la fractura entre el mundo tal cual es en el texto (distópico, apocalíptico) y el mundo posible que deja entrever tras el espejo (¿logra el autor marcar esta distinción entre los dos mundos?)
  • Si hay algo que me ha llamado la atención es la aparición del monstruo al final del poema “llaman a la puerta/ y es algo alguien con los ojos cosidos y la boca borrosa / que dice / todos los otros seres han muerto / ya has escrito suficiente”. El recurso del monstruo es lógico si englobamos el texto al completo dentro del género de la ciencia ficción distópica donde son habituales los seres extraños. Pero en este caso su uso se me antoja cuanto menos problemático, podríamos decir que este ser es un “lugar común” de la literatura de terror actual que representa la incomunicación, pero a diferencia de estos monstruos cuya función es la de provocar terror con sus acciones, aquí tenemos un monstruo que se comunica y que además, utilizando un término filosófico, es la causa eficiente en el texto, se encarga de cerrarlo en el plano físico y en el literario, es la voluntad superior que derrota esa conciencia en estilo indirecto libre pues ya no le permite escribir más, es a la vez demiurgo y monstruo, con lo que pierde toda su carga de monstruo para convertirse en un pequeño dios en el poema, como dije antes en su “causa eficiente” pues tiene poder sobre las letras y la voz poética.
  • Otro de los problemas que le encuentro al texto es la necesidad de terminar el blanco de la página con una explicación de lo expuesto en la primera parte de la misma. A esto me refería cuando hablaba de riesgo calculado, en mi opinión, todo el riesgo tomado con la construcción del libro se ve sesgado por un recurso tan poco moderno como la digresión, ¿por qué explica si no es necesario?, quizá el texto hubiera ganado en potencia poética sin explicar, pero también se alejaría de las corriente cada día más en alza de una poesía que todo el mundo pueda entender (es evidente, por los libros de poesía más vendidos que es el camino de muchos  autores en la actualidad). Quizá me hubiera gustado un libro algo más arriesgado, cuando es un libro arriesgado de por sí.
  • ¿Si funciona o no? Depende del lector o del tipo de lectura que queramos hacer.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑