Buscar

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

Etiqueta

literatura

Nuevo proyecto: Revista Intercostal

Acabamos de sacar a la luz los poetas Ibai Pascual Martín, Nekae Trigo y yo mismo, la revista de poesía, crítica y pensamiento “Intercostal”. Se trata de un proyecto largamente gestado, en el que priman la calidad literaria de sus poetas y el prestigio de los autores de los artículos de crítica literaria. Además se incluye una sección de reseñas donde se analizan algunas de las últimas publicaciones poéticas.

Intercostal literaria nace con el deseo de abrir una nueva vía, una alternativa, desde el campo que nos compone: la literatura. Se hace insostenible observar como cada uno de forma auto-lícita y difusa pretende escribir versos, párrafos, libros, relatos… como si fueran productos más a consumir, como se toma a la música en nuestra época, como se toma a las personas y al sacrificio; sin tener una visión de sí mismo, de cómo eso puede ayudar a la especie a evolucionar hacia unos fines que no sean el canibalismo, la competitividad, la falsa modestia, el elitismo y, por tanto, la desconexión, la desunión entre todos aquellos que deberíamos ser uno, aun siendo diferentes”.
Nuestra intención es “aunar la crítica, la poesía y el pensamiento en una misma publicación, en la que la independencia y el rigor se seguirán de forma absoluta”.
En este número 0 que ya está a la venta en librerías físicas y bajo pedido en nuestra página de facebook o por correo electrónico intercostaliteraria@mail.com, se publican poemas de Luis Miguel Rabanal, Javier Lostalé, Ángel Fernández Benéitez, Francisco Serradilla García, Sor Kampana y Celeste PF. Además, se incluye un artículo sobre la situación de la poesía actual, firmado por Carlos León Liquete, y una extensa entrevista a Javier Lostalé.

La dirección de nuestro blog es:

https://intercostalliteraria.wordpress.com/

 

Balance del 2016

Toca hacer balance del año que se acaba. Ver qué hemos hecho bien y qué pudimos hacer mejor. Trescientos sesenta y cinco días son muchos días. Siempre habrá buenos y malos recuerdos, personas que llegaron para quedarse, otras que pasaron de largo y unas pocas que mejor que nunca se hubieran acercado. Lo importante es el aprendizaje que podamos sacar de todas nuestras experiencias, nunca el mal recuerdo, ni la rabia; debemos aprender de lo positivo y lo negativo, y crecer, siempre crecer.
Quiero aprovechar estas líneas para agradecer a todos los que nos vemos por aquí vuestra compañía virtual. Escribir es un acto solitario, compartir mis escritos me ayuda a mejorar, a buscar nuevas vías de expresión y a algo mucho más importante crear lectores. Cuando se escribe y no se comparte, esa obra no tiene lo más importante: lectores que aprueben o denuesten lo escrito, personas que con su particular sensibilidad sepan llegar al fondo de lo que el autor quiere decir.
Escribir es crear nuevos significados a través de otros conocidos, es decir, escribir es crear un mundo de apertura, reinterpretar lo viejo en algo nuevo. Nadie puede crear desde la nada, todos estamos inmersos en una realidad que se interpreta a través de un lenguaje, y es el gesto del escritor, del artista el que crea el arte, el que crea una apertura que ayuda a ver el mundo de otra forma. En muchas ocasiones esa apertura no coincide con el horizonte de expectativas que tenemos respecto a lo leído. En estos momentos donde predomina la poesía de compromiso y la poesía de la experiencia, leer a autores que escribimos sin tener en cuenta la obra como significante total es un acto de comunicación que en muchas ocasiones se torna en fallido. Como lectores esperamos que la obra se explique en relación con el mundo que la rodea, que quede clausurada en un todo explicado y claro. Sin embargo, existe otra forma de ver las cosas, una literatura que busca la apertura de nuevas expectativas, que a partir de los significantes dados quiere crear una apertura del mundo. Una obra abierta con mayores posibilidades de expresión y de interpretación.
En muchas ocasiones me sorprende la cantidad de personas que leen mis poemas, que los valoran. Por eso mi agradecimiento de este año va dirigido a todos aquellos que me acompañan en este arduo camino que es crear una apertura hacia una realidad renombrada en la poesía. A todos aquellos que compartimos letras de forma desinteresada. Mi más sincero agradecimiento para todos. Y como es tiempo de desear, simplemente deseo que seáis felices, que podáis pasar por la vida de forma plena, disfrutando cada día y cada momento.

Pablo Malmierca

Leer y escribir.

Mi historia como escritor comienza como la de muchos, me apasiona la lectura. No me haré aquí el pedante diciendo que leo, como diría Mañach, alta literatura, no creo en el concepto de alta cultura y baja cultura. Mis lecturas siempre han sido de lo más variopintas, puedo estar leyendo a Holderlin y a la vez a Clive Barker, a Novalis y a Lovecraft. Tampoco hago ascos a Calderón de la Barca o a Góngora mezclados con Pérez Zaragoza, todo tiene su tiempo y su lugar. Si algo aprendí en la universidad fue a rechazar los cánones que se nos imponían, a dejar a un lado los manoseados manuales que repiten una y otra vez los mismos mantras.

 

Mi formación estuvo muy próxima a todo centro posible, pronto aprendí a descentrarme. Si me recomendaban leer “Los límites de la interpretación” de Eco, leía todo lo que caía en mis manos de Foucault, de Derrida. Cometí el error de quedarme en la universidad, intenté o intentaron, eso ya no lo sé, adaptarme al sistema, las cosas pintaban bien. Pero me fui, dejé todo y volví a comenzar de nuevo. Siempre volver a empezar es un reto, pero necesario para vivir. Acabé Hispánicas y me lancé a Filosofía, un nuevo camino, perlado también de decepciones y sobresaltos. Sin embargo, me sirvió para darme cuenta de que el conocimiento se encuentra pegado a nuestros pasos, no a los pasos de otros. Repetir lo ya dicho, hacerse grande a lomos de gigantes, que diría Buffón, no trae grandes recompensas a nivel personal, quizá sí a nivel social y público. Pero a quién le importan los demás, por desgracia a muchos. Hoy está totalmente viva la frase de Sartre “El infierno son los otros”, en todos los ámbitos de la vida, la intersubjetividad del sujeto está presente, el final de nuestra libertad está en los demás; yo añadiría en la mala leche, en la envidia, en fin, en tantos aspectos de la vida que sería imposible desbrozarlos uno a uno.

 

Pero volvamos al asunto que aquí nos ocupa, la lectura, las lecturas, el difícil mundo de atravesar la red de conceptos que se nos abre frente a nosotros en un espacio dominado por las relaciones personales y el mercantilismo. Cojamos como ejemplo la red social Facebook y el empleo torticero que se hace de ella para fomentar a determinados autores o camarillas. Si uno abre su página de Facebook, verá como unos autores se promocionan apoyados en otros y esos otros en los unos que antes les habían promocionado. Esto no tendría la mayor importancia si no se tratara de un mero juego especulativo, cuántos se han parado a analizar la poesía o la prosa de este autor o aquella escritora, prácticamente nadie y cuando se hace, se emplea la suficiente mala leche o el insuficiente compadreo que lleva al lector lego a hacerse una idea distorsionada de la realidad: si fulano, que se supone es muy bueno, dice que mengano es un gran escritor entonces yo tengo que leerlo porque sino soy un mal lector, no estoy a la última o, peor aún, no me aceptarán en este espacio, que al fin y al cabo es la finalidad última y primera de las redes sociales: la aceptación personal.

Por suerte, sigue habiendo gente independiente, que por encima de todo y, más que nada, por debajo de este sistema de acólitos, dice y escribe lo que piensa, sin pensar en un futuro aceptado dentro de una congregación.

Leer y escribir se convierte en un acto de fe, un acto de reivindicación personal frente a lo establecido, frente a las modas impuestas, frente al mercantilismo, frente a egos desorbitados, frente a todo aquello que no es literatura, frente al faranduleo, frente a la pose. Escribir y leer es un acto de libertad, no puede obedecer a razones impuestas. Por desgracia ahora mismo en el mundo en el que nos movemos todos, queramos o no, rigen una leyes que lo dominan y que por extensión nos dominan a todos, leer y escribir puede convertirse en un instrumento de resistencia frente a un mundo hostil e hipercapitalizado hasta el extremo, donde hasta las emociones más privadas se hacen públicas a golpe de clic.

Pablo Malmierca

Hoy hace una año…

Hoy se impone una reflexión. Hace aproximadamente un año que comencé a escribir de cara al gran público, llevaba mucho tiempo haciéndolo de forma privada, creo que desde mi adolescencia, no lo recuerdo exactamente. Mi desembarco en el mundo de las letras no ha sido fácil, salir de la nada e intentar medrar en un medio en muchas ocasiones hostil es un camino arduo en el que muchos sucumben.
Escribir es un viaje hacia adelante, que no una huída hacia adelante. Cuando se intenta tener una voz propia, fuera de líneas consagradas, sin reconocer maestros, todo se vuelve más complicado. Lo fácil en este momento es acoplarse a las modas, a las grandes líneas marcadas por el devenir poético. Los apoyos surgen inmediatamente, ascender se vuelve un juego social en el que importan muy poco otras cosas. Pero qué le vamos a hacer, somos así.
Escribir dD supuso para mí un cambio en muchas cosas. En primer lugar encontrar una forma de escritura personal, alejada de los cánones actuales. Algunas de las críticas que he recibido se refieren a mi manera de entender la poesía. En lo formal intento llevar la métrica a sus límites mas absolutos con la prosa, hay quienes han buscado en mi libro las pautas de las preceptivas. Nunca las encontraran la poesía es algo vivo que evoluciona, ¿ y por qué no retorcerla hasta sus límites?, puede gustar o no, pero es una opción. Como ha demostrado la profesora Utrera Torremocha en su reciente libro “Estructura y teoría del verso libre”, la métrica se ha enriquecido de forma drástica en los últimos cien años con innumerables experimentos que no dejan de ser poesía.
dD también supuso dejar mucho de mí mismo en la escritura, es un libro duro, con un tema arriesgado en el que subyacen numerosos subtemas. En lo personal ha supuesto encontrarme cara a cara con personas que han sabido sentir y sentirse identificados con la tesis del libro. Con críticos que han sabido ver en el texto lo que tiene de novedoso. Pero lo que es más importante me ha servido para descubrir a un gran número de lectores, la mayoría anónimos que se han acercado al libro sin ningún tipo de prejuicios previos, ese ha sido uno de mis triunfos.
dD también es un riesgo editorial, una persona muy relacionada con la literatura y organizador de un importante encuentro me dijo que mis editores estaban locos. Quizá esa fuera también otra de mis fortunas, encontrar a unos editores lo suficientemente locos como para arriesgarse conmigo y mi escritura. Por suerte, los resultados no han sido malos. Desde aquí agradezco a Piediciones su confianza en mi proyecto literario.
Quiero agradecer también a todos mis lectores, reales y virtuales. Gracias por vuestros comentarios, por vuestro ánimo, por vuestro apoyo, incondicional en muchos casos.
Gracias a todos los que he conocido en este largo año, poetas, libreros, escritores y todos los relacionados con el mundo literario.
Como he dicho más arriba escribir es un viaje hacia adelante en el que, en mi caso, no hay puertos preestablecidos. En breve aparecerá en Piediciones, sí, la de los editores no muy cuerdos, mi segundo trabajo. También muy arriesgado, en este caso un libro de relatos. (Gracias Puri Sánchez P e Iñaki Hernán)
Pero escribir sin vivir tampoco es posible. Y en mi caso tengo la inmensa suerte de tener a mi lado a tres personas que hace mucho se convirtieron en parte de mis huesos, mi mujer Cristina Sanchez Perez y mis dos hijos. Con vosotros el camino siempre es más fácil.
GRACIAS A TODOS, DE CORAZÓN.

Los pescador

 

Los Pescador.

Sobre el adoquinado de una apartada calle yacía un bote de pesca. La noticia había corrido rápidamente por Villaseca de los Páramos. Cómo en un lugar a mil kilómetros del mar y con su río seco podía haber una barca. Todas las miradas se dirigían a la familia Pescador que acababa de instalarse en la casa colindante, pero nadie se atrevía a preguntarles. Así entre dimes y diretes amaneció y por la puerta salieron tres personas, llenaron la barca de tierra y plantaron numerosas flores. Habían decidido dar vida a aquella calle oscura y sin encanto.

Pablo Malmierca.

Presentación de “Voces de Vanguardia. Valladolid”. Antología realizada por Pablo Malmierca.

Esta tarde será la presentación de la antología que he tenido la suerte de realizar para la editorial Piediciones. Quiero agradecer a todos los poetas que participaron en el proceso de selección, tanto a los elegidos como a los que no, su interés y buen hacer.
Como toda antología, corresponde a unos criterios que tratan de formar una obra unitaria y con un sentido histórico, es decir, trata de reflejar la realidad de los autores más nuevos en el ámbito vallisoletano. La antología ha tratado de ser lo más plural posible y recoger al mayor número de autores anónimos de la ciudad, para mostrar así un catálogo de la poesía que se hace a pie de calle.
En ningún caso se trata de un corpus cerrado, ni se intenta ser canónico, todo lo contrario. Es una obra abierta, pues se ofertó participar a todo aquel que quiso en la ciudad, y plural ya que se ha tratado de incluir a todo tipo de poetas.
Os esperamos esta tarde en la presentación-recital, donde podremos ver a todos y cada uno de los poetas seleccionados, junto a los editores Puri Sánchez P e Iñaki Hernán.

Publicación de mi libro de relatos

Una sorpresa, un proyecto largamente gestado. Desde el inframundo, bebiendo de autores como Clive Barker, Rampsey Campbell o Poppy Z. Bright. Sin olvidarme del cine de terror que parte de los 80: gore, slasher… Terror victoriano, Lovecraft, Poe. Todo tiene cabida en mi próximo libro de relatos que verá la luz en la increible colección Absenta de Piediciones, donde compartiré espacio con autores de la talla de Vicente Muñoz Alvarez o Aitor Bergara. Seguiré informando.

Aquí dejo la nota de la editorial.

AUTORES QUE ENGROSARÁN NUESTRA COLECCIÓN MÁS ARRIESGADA: COLECCIÓN ABSENTA (¡ojo! las publicaciones de esta colección pueden herir la sensibilidad de algunos lectores)

Vicente Muñoz, con su obra “Del fondo” (poesía)
Aitor Bergara, con su obra “El bosque de los condenados” (poesía)
Pablo Malmierca, título aún por determinar (relato)
y nuestra protagonista femenina de la colección, que será anunciada a su debido momento.
…y seguimos buscando entre los pliegues de la frontera sin nombre ¿te atreverás a leernos?

Antología “Voces de Vanguardia. Valladolid”

Puedo anunciar uno de los proyectos más queridos. Hace unos meses la editorial Piediciones me pidió que realizase una antología de nuevas voces de Valladolid. Fue un trabajo laborioso, ya que en la ciudad tiene un gran movimiento poético. Tras el trabajo de selección y edición ve la luz “Voces de Vanguardia. Valladolid”. La presentación será el 12 de septiembre en el marco incomparable de La Casa Zorrilla en Valladolid, a las 20:00h.

Será una doble presentación. Por un lado, se dará a conocer el proyecto Voces de Vanguardia por parte de la editorial Piediciones y, por otro, la antología de poetas Voces de Vanguardia de Valladolid, lugar escogido por el antólogo Pablo Malmierca para seleccionar los veinte participantes de la que será la primera de un sinfin de antologías a nivel nacional.
Se espera la asistencia y colaboración de la mayoría de poetas integrantes de esta publicación, que recitarán sus versos para los asistentes.

NUESTRO AGRADECIMIENTO A:

Autores participantes en la antología Voces de Vanguardia Valladolid:
Daniel Fernández
David Galán (Redry)
Fran Soto
Eva Delgado
Pablo Macías
Pío Moratinos
Fco. Javier Correyero
Guillermo del Pino
Heidi García
Irene Dewitt
Jorge Lázaro
Lorenzo Ko
Mar Gómez Sánchez
Mateo Trapiello
Moises Membriela
Noelia Toribio
Óscar Monedero
Peio Lekumberri
Rosa Martín
Samuel Cuervo

EXPOESÍA SORIA

Hoy y mañana sesión tripe el Soria.
Esta tarde estaré firmando ejemplares de “dD” en la caseta de Piediciones en EXPOESÍA.
A las 22:30 recital junto a Iñaki Hernán y Puri Sánchez P en El café teatro Avalon. Calle las Balsas, 2, Soria.
Mañana viernes, día 12. Recital junto a Iñaki Hernán y Puri Sánchez P en El rincón del Olmo, calle san Martín de la cuesta, a las 22:00h.
Os esperamos.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑