Buscar

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

Etiqueta

literatura

La luz muerde las palabras. Reseña de «Incendio mineral» de María Ángeles Pérez López. Editado por Vaso Roto, 2021.

La última entrega de María Angeles Pérez López, Incendio mineral (Vaso Roto, 2021) nos muestra el poema como apertura total. Mundo y cuerpo se hibridan en un continuo que llevan al sujeto a diluirse en lo vegetal, en lo animal, en lo mineral. El cuerpo es boca que muerde y mediante un movimiento próximo al erotismo nombra y crea la palabra poética, palabra que nos hace ir hacia la claridad frente a la oscuridad que nos rodea…

Puedes continuar leyéndola en el siguiente enlace:

https://www.culturamas.es/2021/06/23/incendio-mineral-de-maria-angeles-perez-lopez/

Colaboración con www.culturamas.es

A partir de ahora algunas de mis reseñas aparecerán en la revista http://www.culturamas.es, con la que voy a colaborar como crítico de poesía.

Mi primera colaboración fue sobre la obra «Nihiloma» de Rubén Martín publicada por Ediciones Liliputienses.

Posthumanismo, bugs y alas de mariposa.

Acercarse a Nihiloma (Ediciones Liliputienses, 2020) es acercarse a la obra de otro de los inclasificables de la literatura española actual, Francisco-Jota Pérez, y más en concreto a su artefacto Teratoma, en la contraportada aparece la siguiente definición:

Teratoma (del lat. Cient. Teratoma, y este del gr. ‘monstruo’ y ‘tumor’, ‘hinchazón’. Tipo de tumor de células germinativas que puede contener varios tipos diferentes de tejidos, como pelo, músculo y hueso.)

A la que nosotros podríamos añadir la siguiente:

Nihiloma (del lat. Nihil ‘nada’ y el gr. -oma ‘tumor’, ‘hinchazón’. Tipo de libro de poemas que se expande como un tumor hacia/desde la nada para buscar y expandirse en un espacio propio.)

Si estáis interesados en leerla al completo aquí os dejo el enlace.

«Nihiloma», de Ruben Martín  – Culturamas

Publicación nuevo libro de poemas: «El tacto estremecido», Eolas Ediciones.

Por fin puedo compartir la noticia de la salida de mi nuevo libro de poemas «El tacto estremecido», que junto al ya publicado «La voz estremecida» y un tercer volumen constituyen «La trilogía del estremecimiento». Mejor que mis palabras prefiero dejaros el prólogo que tan generosamente ha escrito Rafael Saravia.

TOCAR PARA DEJAR DE NO-SER

Llegamos al tacto, a la disolución de lo inventado, a la única verdad que se enfrenta a la nada. Después de consumir la voz como eje de lo pensado, Pablo Malmierca nos hace una propuesta de vida en este segundo volumen de su trilogía. Tal vez, más que nunca, en estos tiempos convulsos donde la distancia nos desdibuja de lo que realmente somos, este libro de Malmierca cobra una importancia esencial en la búsqueda de lo que somos. “La vida de cada uno de nosotros no es un intento de amar. Es la única prueba.” dice Quignard –autor que aparece de muchas maneras en este libro-. Y sin duda Pablo ha sabido conectar con esa oscura visión de lo que somos: Un atajo de duelos, sangre y vísceras acumuladas en el ahogo infinito de la trascendencia. Pero hay un salvoconducto para poder soportar la nada tan absoluta, hay un lenguaje que nos conecta y nos transforma en pulsión más allá de lo reflexionado. Ese lenguaje no es otro que el de la pura locura y su camino de carne. En “El tacto estremecido” Malmierca hace una punción magistral en el retorno de lo primitivo que nos hace humanos. La carne, su deseo, los sexos puestos al servicio de sí mismos para temblar con más hambre de vida que nunca. Es la única escapatoria al tedio que nos confiere; es, a través del sudor y sus temperaturas, la única manera de definir nuestro ancestral conocimiento de la trascendencia.Pablo supo nombrar en su anterior poemario y nos ordenó el vacío de lo decible. Aquí, en este libro que gime, goza, convulsiona… entronca la raíz del placer con la noción eminente de la existencia. Somos porque sudamos, execramos, compartimos pálpito y muerte en cada éxtasis corporal. Hay vida porque hay movimiento, retorcimiento, acto reflejo que nos envuelve.Aquí tenéis un libro para quitaros la máscara, un libro que acaricia, asume la realidad de lo leve y nos trasmuta en la carne que somos para no despreciar el orgasmo sensorial que nos define. Leed este libro sin ropa, sin artificios, gozaréis descubriendo vuestros miedos y tal vez probéis algún verso en vuestros partenaires; sólo así entraréis de lleno en esta poesía del estremecimiento.

Muy pronto estará disponible en librerías y en este momento está en preventa en la página web de Ediciones Eolas, www.eolasediciones.es

La música de mis poemas VII. Solar Fake

Fears uncontrolled, do so what you’re told

And keep yourself down and watch me as I drown

It’s all in your sight, but you’re blinded by the night

So I’ll switch off the light

It’s Who You Are

Solar Fake

Y,

si pese a tener la luz

frente a nuestros ojos,

fuésemos ciegos a las estrellas.

Y,

si nos creyésemos tan fuertes

como nunca fuimos.

Y,

si aunque te pidiese ayuda

desde el fondo de las aguas de tus labios,

nunca me llegaras a ver.

Y,

si no supiéramos quiénes somos,

excepto un golpe de claridad en el cristal.

Y,

si tu olvido no tuviera

más razones que un latido

de materia muerta.

Y,

si tus destellos de lucidez

no fueran más que mis dedos

apagando la luz.

Pablo Malmierca

«El poder de la tierra». Reseña de «Un pie en el paraíso» de Rash, Ron. Madrid: Siruela, 2018.

Recupero esta reseña publicada originalmente en la ya desparecida revista electrónica «Cubical Magazine».

El poder de la tierra. Reseña de Rash, Ron. Un pie en el paraíso. Madrid: Siruela, 2018.

Acercarnos a la primera novela de Ron Rash, publicada originalmente en el año 2002, conlleva realizar un breve repaso a uno de los géneros derivados del gótico americano, el gótico sureño. El gótico americano tiene como seña de identidad la lucha entre elementos racionales e irracionales, la culpa, lo tenebroso, que vertebrarán posteriormente la narración. Como subgénero del gótico americano surge el gótico sureño, específico de narraciones ambientadas en el sur de Estados Unidos, en esta narrativa los elementos sobrenaturales o telúricos aparecen para reflejar problemas sociales y explorar la cultura propia de las regiones rurales del sur de los Estados Unidos.

Rash, al igual que otros autores actuales en la narrativa norteamericana como Katie Kimura, Donald Ray Pollock o Laird Hunt, es digno heredero de la línea iniciada por William Faulkner. Un pie en el paraíso es una novela donde se entremezclan lo telúrico, lo social, lo humano, lo sobrenatural con la culpa y la existencia rutinaria de unos personajes marcados por su pasado y por el destino del valle de Jocasse en el que viven.

Estamos ante un texto que gira en torno a la vivencia de un asesinato por parte de los cuatro protagonistas de la narración: el sheriff, la esposa, el esposo y el hijo. El libro está dividido en cinco partes, en las cuatro primeras cada uno de los personajes citados con anterioridad nos cuentan en primera persona cómo ese hecho inesperado ha influido en sus vidas, además es interesante como con cada uno de los puntos de vista vamos descubriendo elementos del argumento que nos ayudan a conocer la historia de forma completa, cada uno ha vivido los acontecimientos desde su propia subjetividad, y será el lector el encargado de ir uniendo las piezas para descubrir la realidad. La quinta parte, a forma de epílogo, nos da las últimas pistas desde la visión del ayudante del sheriff, para no dejar así ningún cabo suelto en la narración. En este sentido el texto se nos ofrece con una estructura bastante clásica donde al lector no se le dejan ningún tipo de resquicios, todo queda explicado y explicitado en el texto, aunque sea desde el punto de vista de los distintos personajes. Podemos así decir, que nos encontramos ante una narración circular en sus tres primeros capítulos, el mismo hecho se nos cuenta tres veces desde distintas visiones. Cabe destacar la habilidad de Rash para que la lectura no resulte repetitiva, el punto de vista va sumando nunca repitiendo los acontecimientos. El verdadero desenlace aparece en la narración del hijo, verdadero clímax de Un pie en el paraíso.

Como todo libro adscrito al gótico sureño no falta el elemento sobrenatural y telúrico. La influencia del valle sobre sus habitantes es fundamental en el desarrollo y final de la historia, se convierte así en un personaje activo más, la tierra, el lugar donde se vive como creador de tensión y agente necesario para el desenlace de la historia. Debemos destacar la aparición de la viuda Glendower, personaje a medio camino entre una bruja y una eremita, cuya participación en la acción también va a resultar crucial para el desarrollo del desenlace.

Capítulo aparte merece el análisis psicológico y social de cada uno de los personajes. Cada uno de ellos aparece caracterizado por su lenguaje, su cultura o por rasgos propios de su clase social. Así la cultura del sheriff es libresca, es el único que ha podido acudir a la universidad, pertenece a una de las familias más asentadas en el valle y continuamente hace referencias al pasado cherokee de la zona. Es racional aunque dominado por sus problemas familiares y económicos. La esposa y el esposo son una pareja de granjeros cuya vida se verá sacudida por dos acontecimientos: la imposibilidad de tener hijos y un asesinato. Su cultura está apegada al terruño, su existencia gira en torno a las actividades propias de la Norteamérica rural, el trabajo y la Iglesia. El hijo a medio camino entre la granja y sus propias apetencias, busca su identidad y su propio camino, y se convertirá en catalizador del desenlace final de la novela.

Otra de las características destacables del libro es el lenguaje y el uso de comparaciones y metáforas propias del campo, no debemos olvidar que se trata de una historia ambientada en un valle de granjeros. Este uso metafórico de la lengua dota de mayor verosimilitud a la historia y sirve además como elemento formal de anclaje de la misma a la realidad que describe.

El elemento social es también determinante en Un pie en el paraíso. Todos tienen problemas de algún tipo. El sheriff vive en un matrimonio desgraciado con una mujer que vive y ha vivido de las apariencias. El esposo sufre los estragos de la Polio y de una tierra que apenas le da para vivir y que le hace esclavo día y noche. La esposa vive el estigma de la pareja, no poder tener hijos. Y finalmente el hijo aparece marcado por la culpa y la “maldición” a la que le han condenado sus padres, que propiciará el final fatal de la historia.

Un pie en el paraíso es, además, un canto telúrico, el valle marca la vida presente, el pasado y el futuro de sus habitantes, como dije anteriormente, es elemento fundamental en el final de la obra.

Estamos, pues, ante una novela que desde una línea tan clara como el gótico sureño nos muestra la vida y miserias de los habitantes de una remota zona del sur de los Estados Unidos condenada a desaparecer. Sin llegar al tremendismo de Katie Kimura o a los escenarios asfixiantes de William Faulkner o, incluso a la personalidad extrema que muestran los personajes de Donald Ray Pollock, el texto de Ron Rash ofrece los suficientes argumentos como para acercarnos a esta su primera novela.

Pablo Malmierca

La música de mis poemas VI. Daron Malakian.

Neolengua

Todos los cristales rotos

conducen a memorias sin experiencia,

tan próximo a ti

el cañón del revolver sin percutir,

te comunicas sin entender,

él no querrá hablarte de sus retrocesos.

El tiempo explota en mis manos

tan lejos de tus palabras,

tan absurdo como tu éxito impostado.

La violencia de la pantalla

seduce las imágenes,

tu boca hiere con forma de cuchillo,

la esperanza sobre el campo de batalla.

La empatía se disemina

víctima de la velocidad y el erotismo.

Pablo Malmierca

Un año de la publicación de «La voz estremecida»

Este mes se cumple un año de la publicación de «La voz estremecida» con EOLAS EDICIONES. Quiero agradecer a todos los que me han acompañado como presentadores en las presentaciones: Luis Ramos, XenarOvin Odarrut, David Acebes Sampedro, Erre Saravia, Ibai Pascual Martín y María Ángeles Pérez López. Sin ellos y sus acertadas lecturas no podría haber llevado el libro por las distintas ciudades.
Gracias a Pale Reader y Letras Corsarias por el apoyo constante, a Librería Octubre de Zamora, a Biblotecas de León y a Mariado Martinez Lombó.
Quiero agradecer también a todos aquellos que se tomaron su tiempo en la lectura y reseña del libro: José LuisMorante, Jesús Cárdenas Sánchez, Luis Ramos y David Acebes.
A La Opinión de Zamora y en especial a Natalia Sánchez Gallego.
Sin olvidarme de todos los lectores que me habéis acompañado en este arduo camino que es publicar y dar vida a un libro de poemas.

https://puentesdepapel56.blogspot.com/2020/01/pablo-malmierca-la-voz-estremecida.html?m=1

https://www.todoliteratura.es/movil/noticia/51715/entrevistas/entrevista-a-pablo-malmierca:-si-no-nos-conocemos-a-nosotros-mismos-nunca-podremos-aprehender-todo-aquello-que-tenemos-alrededor.html

Reseña- Entrevista a Pablo Malmierca, por «La voz estremecida»

http://mori-bundia.blogspot.com/2020/02/del-desgarramiento-hegeliano-al.html?m=1

https://www.laopiniondezamora.es/zamora/2019/10/10/pablo-malmierca-escritura-vive-ahora-1149738.html

La música de mis poemas V

Aguijonean tus ojos

How could it end like this?

There’s a sting in the way you Kiss me

Something within your eyes

Said it could be the last time.

Ghost. Dance macabre

Los tambores percuten la piel,

el ritmo hastiado del destino

deriva en confusión melódica.

En la noche

las luces dejan su olor a fracaso.

Posada en tus ojos

la zarza ardiente del deseo.

No quedan rastros de fe en tu mirada,

no puedo buscar la verdad

en el resplandor de tus latidos,

el hambre sin saciar

de mis manos en tu esperanza.

En la noche

busco el principio de la luz cegadora.

Pablo Malmierca

La música de mis poemas (IV). Marilyn Manson.

[todo lo demás es perfume]

But once you’ve ihnaled death

[everything else is perfume]

Marilyn Manson. We are chaos.

Instalados en la saciedad,

sobre la opulencia de los objetos vacuos,

hemos perdido el olfato.

Entre una miasma de perfumes baratos,

nuestros sentidos

viven el continuo engaño

del apremio positivo.

Ha llegado el momento de preguntarnos

por nuestra inflamabilidad,

si somos objetos fungibles,

perfectamente obsolescentes.

¿Somos en la imperfección de la compañía

o en la soledad sonora que acompaña?

Nos ofrecemos a la luz

cuando la verdad se posó en el ala de un cuervo.

Pablo Malmierca

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑