Buscar

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

Etiqueta

recuerdo

Siempre fue el momento de todo

SIEMPRE FUE EL MOMENTO DE TODO

Hubo un tiempo en que desprecié el mundo,
ahora,
permíteme mirar hacia un lado
para no ver las lápidas del olvido,
las brasas de la tierra,
los fuegos otoñales,
la mordedura de la mangosta,
al fugitivo decapitado.

Sí,
hubo un tiempo de pánico y rechazo,
donde las libélulas
devoraban a las medusas,
mientras mi mente viajaba a través del ruido.

Sí,
hubo un lugar alimentado por el odio,
cubierto de huesos carcomidos por la rabia,
con la circulación esclerotizada
y los brazos pegados al cuerpo como losas.

Sí,
hay un momento
donde todo cambia,
donde dejas de mirar a un lado,
donde la vista se hace puente,
donde los brazos convergen.

Sí,
hay un momento
para la vida después de la muerte.

Pablo Malmierca

Anuncios

Planean sobre mi mente

Planean sobre mi mente

tus recuerdos

disfrazados de palabras;

mientras yacen,

dibujadas en los muros,

ya borradas,

tus viejas fotografías.

La memoria

permanece anclada a tu destino.

Sin título

Este poema me trae recuerdos de dos personas importantes para mí de formas diferentes. Además se trata de un feliz hallazgo, creía que lo había extraviado como su recuerdo. Hoy quiero compartirlo…

 

Nunca había sentido tu recuerdo

siempre cerraba las puertas

de mi alma a tus llamadas,

me llamabas sin saberlo

te quería sin quererlo.

Hace unos meses

el mensajero alado

llamó a tu conciencia,

deambulabas sin opciones,

estabas solo,

algunas veces acompañado por mi odio.

Siempre fuiste un mal recuerdo,

provocado, ya lo sé,

por la áspera codicia de los otros.

Siendo como soy

atávico, sin ataduras,

en estado puro

la nostalgia me atenaza.

Espero reconocer tu espectro

entre los que son legión,

asirte tan fuerte

que ni ella pueda separarnos.

¿La verdad?

¿Alguien la conoce?

Dejaremos que fluya sin ataduras,

que fluya y fluya

como un inmenso río de recuerdos

y llegue allí donde nosotros

queremos que llegue

directamente a la noche.

Veo sangre en la luna

y en mi corazón.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑