Buscar

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

Etiqueta

cuerpo

(…)

(…)

El tumulto del origen:

sonidos agridulces golpean sienes desnudas,

seres atropellados agrietan el suelo a su paso,

cráneos a punto de explotar.

Silencio:

las ramas de los álamos entrechocan,

las astas de los ciervos crujen con el viento,

globos oculares arden en procesionarias.

Quietud:

la sangre hierve en cuencos de espuma,

la realidad deviene el aroma de un narciso,

manos llagadas.

El cuerpo expone sus memorias:

la risa, la convulsión, la senectud…

Destino:

la muerte visión del futuro,

el presente deleite de vivir,

secretos unidos a decorados del pasado.

Pablo Malmierca

Anuncios

Buscas el día sin encontrar la noche

Buscas el día sin encontrar la noche

Persigues la luz,
la oscuridad siempre ha estado aquí,
invocando a la imperfección,
evocando las ausencias,
los ritmos asociados a tu melancolía.

Te echo de menos,
el amanecer roza los astros
con la intensidad de la lejanía.

Busco el fulgor de una roca
hundida en la profundidad abisal,
la quietud de mis jaurías,
la tranquilidad que atenaza.

El fuego de las luces caleidoscópicas
cae sobre la insensatez del mundo.

Me persigues,
huyo tan lejos de ti
como me permiten mis branquias.

Me obligas a pernoctar
a la sombra de un ciprés
devorado por la tristeza.

En la frontera de los epitelios
aposentaré mi viejo cuerpo,
a la espera de un tiempo distinto
donde tus destellos
se aproximen a mi noche.

Pablo Malmierca

PASADO PERDIDO

Podemos ascender por la escalera del conocimiento, pero hasta que no hayamos leído el último rincón de nuestro cuerpo no podremos decir que comprendemos aquellos que nos rodea. La búsqueda es larga, el camino serpenteante, pero la recompensa no tiene precio.

Imagen

El hallazgo del tiempo perdido

en las páginas

de un libro olvidado.

Se quiso encontrar

en los personajes.

Intentó mirar a través

de las ilustraciones.

Creyó encontrar

su paraíso perdido.

La historia contaba,

la vida de un hombre que un día

perdió su pasado.

Una hora tras otra

leía el tomo olvidado.

A medida que pasaba las hojas

intuía su historia lejana.

De repente, fue engullido

y las páginas pasaron a contar

la leyenda de un hombre,

que buscando su pasado,

fue devorado

por un viejo libro olvidado.

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑