Buscar

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

Etiqueta

poema

Respirar es más fácil

Respirar es más fácil

Purificas el aíre
que respiran mis pulmones
en cada hálito de vida.

Trasteas con mis dedos
mientras mis pensamientos
vagan erráticos
entre fumarolas de pasado.

La tibieza del mundo
excreta palabras de olvido
sobre las marcas de tiza
que sobreviven en los árboles.

El trazado de los brazos
sobre el cielo inmaculado,
la huella de una ausencia interminable,
el momento de la pausa
de la quietud en la tempestad.

Aprendimos a caminar
sin el corsé de lo consabido,
sin la rigidez de las normas absurdas.

La única frontera éramos nosotros,
el único recorrido nuestro cuerpo,
la verdadera meta encontrarnos.

Pablo Malmierca

Anuncios

Buscas el día sin encontrar la noche

Buscas el día sin encontrar la noche

Persigues la luz,
la oscuridad siempre ha estado aquí,
invocando a la imperfección,
evocando las ausencias,
los ritmos asociados a tu melancolía.

Te echo de menos,
el amanecer roza los astros
con la intensidad de la lejanía.

Busco el fulgor de una roca
hundida en la profundidad abisal,
la quietud de mis jaurías,
la tranquilidad que atenaza.

El fuego de las luces caleidoscópicas
cae sobre la insensatez del mundo.

Me persigues,
huyo tan lejos de ti
como me permiten mis branquias.

Me obligas a pernoctar
a la sombra de un ciprés
devorado por la tristeza.

En la frontera de los epitelios
aposentaré mi viejo cuerpo,
a la espera de un tiempo distinto
donde tus destellos
se aproximen a mi noche.

Pablo Malmierca

Sobre publicar o no poesía en redes

Ayer mi amigo y hombre en estado de poeta, Luis Ramos, volvío a recordarme una vieja discusión que hemos mantenido en muchas ocasiones: publicar poesía en redes como facebook, sí o no. Él sostiene que publicar un poema en redes es darlo por terminado, matar el poema podríamos decir. Este mundo digital clausura el poema de tal manera que, según él, ya no es posible revisarlo y mejorarlo. Ayer ponía como ejemplo al gran Claudio Rodríguez, al que conoció personalmente, Claudio era una persona que tardaba mucho tiempo en ofrecer la versión final de su poesía, como bien dijo Luis el poema es un árbol al que tenemos que podar y podar hasta dejarlo en su forma primordial; la palabra necesita de un proceso de decantación duro y silencioso que el poeta realiza en soledad, enfrentado a la palabra y al silencio.
Sin embargo, no acabo de ver la imposibilidad de crecimiento de un poema por haber sido publicado en redes. Quizá yo sea de otra forma de pensar. Para mí un poema es un ente vivo, nunca muere, tiene una faceta orgánica que lo acerca más a un ser vivo que a o otro inanimado. Es primero el poeta el que enfrentado a la verdad, intenta desvelarla a través de las palabras y estas como buen ser vivo, no dejan de evolucionar, primero en la mente del poeta y después en la voz de los múltiples lectores que pueda tener.
Ofrecer la poesía en redes, a mi modesto juicio, no supone acabar con la evolución diacrónica del texto, en las redes, por lo menos yo, ofrezco un estado sincrónico de mi escritura. En la mayoría de las ocasiones los textos que comparto evolucionan de tal manera que en el libro de poemas donde aparecen son otra cosa, casi ningún creador nos libramos de esa obsesión por la escritura que tan bien dibujo Thomas Bernhard en “Corrección”.
Por eso creo que las redes son positivas y necesarias en el proceso creador, permiten al escritor obtener un feedback que de otra manera sería imposible. Dar tu obra al público en los distintos momentos sincrónicos de la creación hace que las distintas sinergias que los lectores van dando se incorporen a tu obra futura, algo que con el libro tradicional y cerrado es muy complicado de conseguir.

Limpia tus ojos antes de contemplar el ocaso

Limpia tus ojos antes de contemplar el ocaso

Nos habían dejado libres
a la espera de un futuro ignoto,
nos querían aullando
sobre el fragor de unos labios lejanos.

El desprecio de la carne fresca,
la caída de unas manos
hacia el infinito de la compasión.

La cercanía lejana
de unas palabras huecas,
salpicadas del interés
de la mosca sobre la miel.

Apaciguado en el olvido,
harto de contemplar cada día
la furia de un ocaso maltrecho.

Te limitas a mirar,
a escuchar resplandores lejanos.
El estremecimiento de los nervios
lavados con lejía y salfumán.

El ansia
se reseca fruto de la sequía,
la ausencia de promesas
te convierte en latido desacompasado.

La denuncia,
el grito del grajo,
la presencia de la ausencia,
el clímax de la nada.

Pablo Malmierca

Siempre fue el momento de todo

SIEMPRE FUE EL MOMENTO DE TODO

Hubo un tiempo en que desprecié el mundo,
ahora,
permíteme mirar hacia un lado
para no ver las lápidas del olvido,
las brasas de la tierra,
los fuegos otoñales,
la mordedura de la mangosta,
al fugitivo decapitado.

Sí,
hubo un tiempo de pánico y rechazo,
donde las libélulas
devoraban a las medusas,
mientras mi mente viajaba a través del ruido.

Sí,
hubo un lugar alimentado por el odio,
cubierto de huesos carcomidos por la rabia,
con la circulación esclerotizada
y los brazos pegados al cuerpo como losas.

Sí,
hay un momento
donde todo cambia,
donde dejas de mirar a un lado,
donde la vista se hace puente,
donde los brazos convergen.

Sí,
hay un momento
para la vida después de la muerte.

Pablo Malmierca

En la negación encontré la salida

En la negación encontré la salida

El sueño vaticina la calma,
los nervios centellean bajo la piel,
una nueva necesidad:
la quietud en la demora.

La esperanza de la partida,
acabar con un débito
que nunca fue mío,
saciar la sed
en el abrevadero de lo efímero.

Mis pies se hunden
en la arena batida por las olas,
apenas puedo avanzar
entre los restos de las rocas.

Macilento intento incorporarme,
es la necesidad de sobrevivir,
el canto de las gaviotas sobre mis pensamientos,
reinventar mi vida en tus manos.

Caminar sediento,
estremecido en tu aleteo.

Nuevo poema recitado en mi canal de youtube

Poema “Extremo recitado el domingo 14/05/2017 en La Cueva del Jazz de Zamora.

 

Reflexiones al hilo del XIV festival de poesía PAN

 

Durante el último festival transfronterizo PAN celebrado en la localidad salmantina de Morille, tuvo lugar un debate sobre lo referencial en la literatura. En el debate participaron autoras de la altura de María Ángeles Pérez López o Montserrat Villar. En mi caso iba como oyente, tras las intervenciones programadas, se generó un debate sobre si en la poesía sigue siendo primordial el compromiso ético del que hablaba Sartre, o si por el contrario la poesía debe ser interior, es decir sólo debe hablar del mundo interior del autor. Después de pasados unos días y de rumiar algunas ideas, quiero dejar aquí mis reflexiones.

En primer lugar, quiero romper una lanza en contra de las divisiones dicotómicas que, como casi siempre en la mentalidad occidental, surgen al hilo de cualquier pensamiento. Siempre se habla de dentro  o fuera, en este caso de poesía comprometida o poesía interiorizada, lo que los críticos han venido llamando poesía social o poesía del silencio. Estas son las dos grandes líneas que han venido dominando la escena poética española a lo largo de los últimos años. Como toda reducción me parece simplista, existen otros tipos de poesía que tocan otros temas, que tiene características de ambas, pero siempre es más fácil la reducción simplista (cuerpo-alma, bueno-malo, etc.)

También se habló de términos muy queridos por la crítica como postmodernidad, discurso débil, revisión de la posmodernidad, posiciones hegemónicas, discursos totalitarios, etc. Quizá como leí hace poco todo se reduzca a algo tan sencillo como que en un momento en que no existe un discurso hegemónico, sí que coexisten diversos discursos que se vuelven hegemónicos en sus círculos de influencia. Y nos preguntaremos, ¿cómo afecta esto a la poesía? Siempre pienso que de forma lateral. Vivimos inmersos en un horizonte de expectativas propio de nuestra época, que va a propiciar que unos tipos de poesía triunfen sobre otros, si pensamos, además, que los lectores de poesía son los propios poetas todo se vuelve más claro: las líneas dominantes de poesía van a propiciar que su forma de escribir poesía prevalezca sobre el resto.

Pero lo que de verdad hizo que saltara un clic en mi interior fue el problema de lo referencial en la poesía (poesía social) versus poesía del silencio. A partir de ahora las llamaré poesía referencia, poesía auto-referencial y, quiero incluir un tercer tipo de poesía, la poesía a-referencial. Creo que estas son las tres líneas principales de la creación poética y que las tres se contaminan, podemos encontrar autores que sólo utilizan un tipo, dos o los tres.

La poesía referencial sería toda aquella que habla de lo exterior al poeta, ya sea la realidad social que le rodea o la realidad física. Por ello se puede hablar de poesía referencial crítica, toda aquella que habla de problemática social y poesía referencial acrítica, aquella que simplemente describe la realidad circundante al poeta, ya sea física o social.

La poesía auto-referencial, hablaría del mundo interior del poeta, dejando a un lado todo aquello que le sea ajeno, sería un discurso centrado en el yo, ya sea ficcional o no.

La poesía a-referencial. Esta sería lo que denomino poesía del vacío, una poesía creada desde la falta de referentes reales, donde lo psíquico y psicológico entendido como enfermedad tendría su lugar. Una poesía donde los referentes reales se confunden, no existe un tiempo estable, ni una persona concreta que habla, puede ser el yo, el tú, el nosotros o incluso la no persona (él). Un punto desde el que crear de cero. Sería esta poesía a-referencial la que recoja la referencial y la auto-referencial, pues darían un punto de anclaje desde el que crear una realidad nueva, con sus propias referencias que necesitarían de lo ya conocido para poder ser entendidas. Este ejercicio es el que he pretendido con mi poemario “dD” donde el título son las siglas que el DSM IV (manual de psiquiatría) da a un tipo de trastorno de la personalidad denominado despersonalización-desrealidad, un tipo de disociación psíquica donde desaparece el referente personal y real. A partir de ese vacío, de esa nada que se amolda al exterior para poder sobrevivir se realiza una reconstrucción de la realidad y del individuo que termina con un poema harto significativo sobre esta teoría poética:

SOY

Soy todos los vacíos
que, superpuestos, pueblan tu conciencia.

Soy la diferencia
entre tu frenesí y mi calma.

Soy la llama
que flagela tu desdicha.

Soy la sirena sin voz
que te ve deambular.

Soy tu ausencia
intensificada por mi falta de interés.

Soy la medusa
que brota entre las rocas del desierto.

Soy tú
en la ausencia de reflejo.

Soy los fragmentos
del espejo roto por tu desdicha.

Soy yo sin ti.

dD. Pablo Malmierca. (Piediciones, 2016)

 

No pretenden ser estas palabras nada más que el fruto de mi reflexión sobre lo que se habló en el PAN.

 

Antología poetas Viernes del Sarmiento

Un orgullo aparecer en La antología de poetas de Viernes Sarmiento de este año. Os dejo uno de mis poemas incluidos.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑