Buscar

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

Autor

Pablo Antonio García Malmierca

En mayo de 2021 se ha publicado mi cuarto libro de poemas que lleva por título "El tacto estremecido" y que forma parte de "La trilogía del estremecimiento" que ha aparecido en la editorial leonesa Eolas ediciones. Además he publicado otros tres libros de poemas "Dd", libro introspectivo donde se busca la voz poética a través de las profundidades de la mente. "No comas mi corazón" donde la búsqueda se centra en el otro a través del amor. Ambos en Piediciones. Y el primer volumen de la Trilogía del estremecimiento, "La voz estremecida" en la editorial Eolas en 2019. Un libro de relatos "Catálogo de terrores domésticos", conjunto de texto que recorren el terror desde lo contemporáneo a lo clásico. Editado por Piediciones. Como antólogo he realizado "Valladolid. Voces de Vanguardia", libro donde se recogen distintos autores que hacen poesía de calle en Valladolid. En la editorial Piediciones. Aparezco en distintas antologías como "Autores hipocondriacos" de Ediciones Liliputienses. He participado en numerosos recitales, tanto individuales como grupales. He realizado en programa de radio "Esquirlas en el aire" de Radio Oasis, durante el año 2018. Actualmente co-dirijo la revista literaria Intercostal junto a Nekae Trigo e Ibai Pascual. Miembro del Seminario Permanente Claudio Rodríguez. Colaboro como crítico literario en Culturamas y otros medios como La Opinión de Zamora. Podéis encontrarme en: https://www.facebook.com/PabloAntonioGarciaMalmierca www.pablomalmierca.com @pagmalmierca https://www.instagram.com/pablo.malmierca/ https://soundcloud.com/pablo-antonio-garc-a-malmierca https://www.youtube.com/user/larmicema

Entrevista para La pluma de belli arti (3/9/22)

Os dejo la última entrevista que Jesús Hernández Arnela me ha realizado para su programa La pluma de belli arti.

https://fb.watch/fiYXQPh-mZ/

Planeta YK-561 (relato)

Planeta YK-561 (Publicado originalmente en la revista «La cabina de Nemo»)


El vuelo de exploración C-12 había tomado tierra sin problemas, era el
primero en visitar al planeta YK-561. Tras años de desfase presupuestario la
Agencia Espacial Europea había conseguido el compromiso de las autoridades
europeas de aumentar el dinero destinado a la exploración de nuevos planetas.
Desde que en 2060 el grupo de investigación de la Universidad de Tulsa había
descubierto los nuevos motores de cohetes propulsados por energía oscura
que podían alcanzar velocidades superiores a la velocidad de la luz,
comenzaron a ser posibles los viajes interdimensionales, abriéndose así la
posibilidad de visitar planetas pertenecientes a multiverso. Sin embargo, el
coste hasta ahora había sido inasumible por parte de cualquier organización,
ya fuera privada o pública.


Gracias al convenio de la ESA y de algunas agencias espaciales
privadas fue posible construir el controvertido cohete interdimensional, su
tecnología le hace poder viajar a través de los agujeros de gusano entre los
multiversos que acontecen en isocronía. Uno de los primeros viajes fue al
planeta YK-561, fue un éxito absoluto, sin problemas en el despegue ni en la
vuelta a la Tierra. La tripulación trajo consigo una gran información, gracias a
ellos conocemos los datos de su ecosistema, tanto de fauna como de flora, ya
que se trata de uno de los planetas más ricos en vida y con una atmósfera más
similar a la terrestre.


Pero no todo fue alegría y celebración, acontecimientos que se
escapaban al control de científicos e investigadores nos llevaron al borde del
colapso. Tras el aterrizaje, los astronautas fueron puestos en cuarentena en
una base secreta próxima a la Selva Negra.

-Doctora, doctora, los pacientes en aislamiento del vuelo al planeta YK-
561 presentan síntomas de una obstrucción intestinal severa. Apenas
toleran una exploración manual.

-¿Todos? Si solo llevan aquí una hora y ninguno presentaba síntomas al
llegar. Tendremos que revisar los restos de alimentos que queden en el
cohete, quizá estuvieran en mal estado. Llama a J. del laboratorio y que
tomen muestras de la comida que quede en el cohete, dile que es muy
urgente. Mientras tanto, tenemos que decidir si es una obstrucción del
intestino aguda.


La doctora S. no salía de su asombro. La tripulación integrada por cuatro
mujeres y un hombre presentaba los mismos síntomas: vómitos, dolor
abdominal, fiebre, taquicardia. Todos relacionados con la obstrucción intestinal
aguda.

– F. inmediatamente, y mientras esperamos los resultados del análisis
alimentario, necesito de todos: hemograma, electrolitos, examen de
orina. Y además una placa de tórax y otra de abdomen simple de pie y
otra acostados.

– De acuerdo doctora, ¿algo más?

-Sí, hay que colocar una sonda nasogástrica en aspiración a todos.


La doctora S., afamada especialista en enfermedades infecciosas y
cirujana jefe de la ESA, conocida por sus nervios de acero y su frialdad en
gestión de situaciones límite, comenzaba a ponerse nerviosa. Se temía lo peor,
algún tipo de patógeno desconocido había atacado a todos los miembros de la
tripulación. Pero lo que más le preocupaba era la hinchazón que todos
presentaban, en cuestión de minutos todos parecían embarazados, el abdomen
había aumentado de forma alarmante, mientras se retorcían de dolor y no
paraban de vomitar. Había que actuar rápidamente, no había tiempo para
analíticas, el abdomen de los astronautas estaba a punto de estallar. S. se
encargó directamente de las radiografías, en la pantalla aparecía una sombra
en todos los casos, que nacía en la unión de intestino grueso e intestino
delgado. S. no salía de su asombro, parecía una tenia; sin embargo, a
diferencia de esta su grosor era dos o tres veces el del intestino, ocupaba un
metro de este y no dejaba pasar nada a través de ella, a diferencia de las
tenias acumulaba en su interior todo el bolo alimentario. Y lo más preocupante,
no dejaba de crecer, de la primera radiografía a la última, el diámetro de la
tenia había aumentado el doble, si seguía así acabaría por hacer reventar a los
pacientes que se retorcían de dolor sobre las camas.


Decidió poner en marcha el protocolo de seguridad, defcondos, alerta
biológica máxima. Había que operar y extirpar esos parásitos de los
astronautas, movilizó a todos los médicos del centro de cuarentenas, pero era
demasiado tarde. Uno a uno los pacientes fueron reventado, primero la piel se
fue expandiendo hasta un punto de ruptura imposible, estallaron los capilares
más externos y como un magma ardiente de vísceras y sangre, la materia
orgánica de las cuatro mujeres y el hombre provenientes de YK-561 pintó las
paredes y los trajes biológicos del personal médico. Junto a los restos humanos
se dispersaron unas esporas invisibles que por un fallo de seguridad se
propagaron por la Tierra a una velocidad vertiginosa.


En un primer momento, las autoridades trataron de ocultar el origen de
la pandemia YK-561, hoy en día sabemos que todos se originó en el planeta
gemelo a la Tierra, el Planeta YK-561. Tras diversas investigaciones se
descubrió que este planeta funciona como un ecosistema cerrado, regulado y
autoprotegido. Se trata de un planeta virgen, sin rastro de otras civilizaciones
extraterrestres que hoy conocemos. Su defensa es simple y efectiva, en su
atmósfera viven unos pequeños microorganismos que generan unas esporas
invisibles a las que todos los seres vivos del planeta son inmunes. Sin
embargo, cualquier organismo no nacido allí es potencialmente una víctima de
ese sistema de defensa, como bien pudimos ver en los años precedentes a la
vuelta del vuelo C-12. La pandemia YK-561 acabó de forma atroz con la mitad
de la población mundial. No fue hasta un segundo viaje al planeta YK-561 y la
toma de muestras biológicas de diversos seres del lugar que se descubrió su
sistema de defensa frente a las esporas asesinas. Hoy vivimos inmunizados,
pero con el miedo constante a la reacción de naturalezas aún por descubrir.

Pablo Malmierca

Reseña «Y no bebáis del agua del olvido» de Luis Llorente, Polibea.

En nueva vida tornan muerte y olvido.

Quien haya leído con anterioridad alguno de los libros de poemas que pueblan la producción de Luis Llorente sabrán que estamos ante un autor de múltiples lecturas poéticas que abarcan desde los clásicos como Propercio o Safo, hasta autores clave para la poesía actual como César Vallejo, Lezama Lima, o el mismo Claudio Rodríguez, autor clave y visible en la poética del autor segoviano, sin olvidarnos de John Keats o los clásicos del Siglo de Oro que tanto influencian el lenguaje, en muchas ocasiones barroco o mejor barroquizante, de Luis Llorente.

La evolución del autor es clara. Si tomamos su libro anterior, Del fruto que arde, libro que califiqué de metafísico en su día, nos daremos cuenta de que en Y no bebáis del agua del olvido (Polibea, 2021) su poética avanza, o quizás se abre, hacia posiciones, que, aunque todavía mantengan el pulso metafísico, incluyen una línea más pesimista, experiencial e incluso nihilista en algunos momentos.

La aparición de una serie de temas, que unidos a los ya habituales del amanecer como momento del deslumbramiento o el epifánico descubrimiento de los elementos naturales, abren la percepción de la voz poética hacia zonas poco transitadas por el autor, ya sean la muerte, la soledad o el olvido. Esta apertura hacia lugares nocturnos o ausentes de luz provocan una indagación más profunda en la realidad y en el propio yo, pues ese es el fin del camino poético que nos propone Luis en este libro: una reflexión en y desde el ser hacia y desde la naturaleza y lo que se oculta tras su velo.

Podéis seguir leyéndola aquí:

Reseña «Los feroces años 20» de Tirso Priscilo Vallecillos

La ferocidad de los cuerpos. Reseña publicada originariamente en la web de culturamas.

Los feroces años 20 (Huerga & Fierro editores, 2021), último libro de poemas de Tirso Priscilo Vallecillos, aparece adscrito desde la misma portada a la denominada poesía social y a su epicentro peninsular, «Voces del Extremo», ya que el prólogo está firmado por Antonio Orihuela, y su escrito navega en esta línea de manera clara y diáfana. Sin embargo, una lectura más profunda del libro nos abre el texto hacia otros territorios más prolíficos e interesantes.

En primer lugar, pensar en Tirso es pensar en la poesía performativa. Esta característica, a mi juicio, se ve reflejada en este texto. El origen de lo performativo hay que buscarlo en Austin que ya en el año 1955 hablaba de enunciado lingüístico que es constitutivo de la realidad y que tiene, a su vez, la capacidad de crear realidad. Posteriormente, Judith Butler, en 1998, cambia el foco de lo performativo del acto de habla a las acciones corporales, además añadía que la potencia de los actos performativos radica en el hecho de que generan identidad. Sobre esta idea sobre performatividad y otras, véase El tiempo es lo único que tenemos, editado por Caja Negra.

Puedes seguir leyendo aquí:

Reseña de «Fábula material» de Begoña Callejón en Culturamas.

Os dejo mi nueva reseña para Culturamas, en esta ocasión del último libro de poemas de Begoña Callejón publicado por Bartleby.

Fábula material (Bartleby Editores, 2022), de Begoña Callejón se presenta como un libro complejo con múltiples referencias intertextuales que abarcan desde el cine a la literatura de género pasando por la propia poesía. Esas referencias que van desde Tarkovsky a Bella Tar pasando por Stephen King, Emily Dikinson o Sylvia Plath es mejor dejarlas para que el propio lector pueda degustarlas en la medida de sus lecturas propias, pues este libro de poemas tiene múltiples lecturas en función del grado de profundización y del tipo de lectura que se quiera realizar.

En mi caso voy a detenerme en los elementos que creo más importantes, desde la propia taxonomía del libro al proceso de búsqueda que constituye la voz poética de este libro que se nos abre y cierra en sí mismo.

Podéis seguir leyendo la reseña aquí:

Reseña de «Urgencia de lo minucioso» de Luis Ramos, publicada por Lastura. En Culturamas.

Escribo una nueva colaboración para Culturamas, en este caso la reseña del libro de poemas «Urgencia de lo minucioso de Luis Ramos, publicado por Lastura.

SURCOS QUE SON PALABRAS Y CRECEN COMO ÁRBOLES HACIA LA LUZ

En palabras de Josep María Esquirol: «Cantamos para celebrar, y cantamos, también, para no tener miedo: para celebrar cosas de la vida, y para no tener tanto miedo a la muerte. De ahí que la esencia de la palabra sea el canto y que toda palabra valiosa palpite, o bien la celebración, o bien el amparo». Así comienza Humano, más humano. Una antropología de la herida infinita, publicado por Acantilado. La más reciente entrega lírica de Luis RamosUrgencia de lo minucioso (Lastura) se abre con tres citas harto significativas, la primera de Olvido García Valdés: “…voy y miro y todo es // como si no fuera yo quien lo mirara”, la extrañeza, el afuera del que mira y del objeto como punto intermedio de unión, como lugar del conocimiento; “Wo ich umher mich leite” de Hölderlin, que podríamos traducir como “hacia dónde me dirijo”, el paseo, la horizontalidad como forma de acceso hacia lo desconocido, el movimiento, ¿del hombre, del pensamiento?, como primera vía de conocimiento del mundo; y, por último, “convertir la palabra en la materia”, palabras de José Ángel Valente, la poesía como constructo de la realidad, materialidad del lenguaje. Ya en estas tres citas se nos ofrece el libro de poemas en sus claves interpretativas iniciales: verticalidad, horizontalidad y materia. Todo ello, como mostraré más adelante, a través de la apertura que da la herida, pues será en y tras la herida donde el mundo nos otorgue significado, celebración, amparo y canto.

Si quieres continuar con la lectura pincha aquí:

«Urgencia de lo minucioso», de Luis Ramos

Últimas entrevistas en prensa

Recientemente se han publicado dos entrevistas en prensa. La primera se corresponde al periódico de Salamanca, Salamancartvaldía, podéis leer la entrevista en el siguiente enlace:

https://salamancartvaldia.es/not/272051/pablo-malmierca-poesia-estremecida/

Además en «La Opinión de Zamora» podéis leer otra entrevista, en este caso aparece con un error, me han cambiado el nombre por Fernando en lugar de Pablo, pero evidentemente el entrevistado soy yo. Os dejo el enlace:

https://www.laopiniondezamora.es/zamora-ciudad/2021/08/09/vivir-vida-tocarnos-o-abrazarnos-56067059.html

El valor de lo sencillo. Reseña de «Con los ojos del frío» de Luis Ramos, publicado por Lastura.

Dice Junichiro Tanizaki en El elogio de la sombra que la verdadera belleza no está en el metal pulido o en las superficies blancas y brillantes de los azulejos, para él está en los materiales que poco a poco van tomando una pátina con el tiempo que refleja su historia y sus querencias. En Con los ojos del frío, Luis Ramos consigue un efecto parecido a recuperar la memoria perdida de unos personajes que representan un caleidoscopio humano que va formándose ante nosotros a medida que vamos avanzando en la lectura del libro.

            Esta memoria recuperada hace de los personajes personas que destacan por su dosis de humanidad. El autor zamorano recupera al oprimido, al perseguido. Encontramos representados en el libro gays ancianos que nos ganan por su ternura, señalados hasta el final de sus días; niñas violadas que son liberadas por la mano de otra mujer que acaba con la opresión machista y sexual del padre.

            Nos encontramos ante un libro de relatos que más que contarnos historias dan voz y vida a personajes, en muchas ocasiones oprimidos por una sociedad rancia y egoísta que por un mero acto de justicia poética son sacados de su ignominia y resarcidos en un último giro de guion que acaba por ponerlos en el lugar que se merecen.

           

Con una prosa que en ocasiones deja ver el poeta que hay tras Luis Ramos, estas breves historias que se acercan mucho por su confección al cuento tradicional son un palimpsesto que trata de reescribir la intrahistoria de tantos personajes pequeños que pasan y pasean día a día frente a nosotros y que la mayoría de las veces pasan totalmente desapercibidos. El autor redime con su prosa y vuelve a colocar en el centro de la Historia a estos desaparecidos de la cotidianeidad. Es por tanto Con los ojos del frío un ejercicio de memoria histórica como lo fue Entre cunetas, libro de poemas publicado por Luis Ramos en Baile del Sol, pero si el segundo se centró en las víctimas de la violencia entre hermanos que supuso la Guerra Civil española y las atrocidades del bando franquista, este libro de cuentos lo es de la memoria de todos los agraviados por la vida, todos aquellos que han superado las dificultades que la vida les ha puesto por delante.

            He calificado este libro como libro de cuentos, prefiero esta definición pues la estructura que siguen suele ser la propia del cuento clásico, se nos presenta una historia y al final de esta una pequeña moraleja o enseñanza. Aquí la enseñanza es de carácter humanista, eso sí alejada totalmente de la moralina que nos trata de imponer una visión estereotipada de las cosas, una enseñanza que nos acerca a los oprimidos y a los perseguidos, que nos los muestra como los verdaderos sufridores de la Historia.

            Es también Con los ojos del frío un libro que quiere recuperar la memoria de la España vacía o vaciada, aquí el adjetivo es indiferente, por sus páginas deambulan personajes que ya no podrán volver a existir y que aquí encuentran el marco perfecto para su pervivencia en la memoria, objetivo principal del libro que nos acompaña. Pero no solo aparece el mundo rural, también el mundo de la ciudad que poco a poco se ha ido desmoronando víctima de la presión del aceleracionismo capitalista que todo lo engulle, hasta la música y la percepción de esta, como vemos en alguno de los cuentos.

            Así pues, Con los ojos del frío de Luis Ramos es un libro que aporta una visión de un mundo que estamos perdiendo, un libro que se convierte en fotografía viva del rico poliedro que constituye el ser humano a través de sus costumbres y desgracias. Retablo que nos habla del recuerdo y de la pervivencia en todos nosotros del recuerdo, personajes universales que pueblan el inconsciente colectivo y a los que el autor zamorano ha puesto cara y nombres propios para construir su propio patio de vecinos, y donde ha logrado mediante su empatía hacia esos personajes muchas veces rechazados por la Historia recuperarlos para la memoria.

Reseña publicada originalmente en «La Opinión de Zamora» el 20 de agosto de 2021

Pablo A. García Malmierca

Entrevista en Salamanca al Día

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑