Buscar

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

Etiqueta

Pablo A. García Malmierca

Entrevista para La pluma de belli arti (3/9/22)

Os dejo la última entrevista que Jesús Hernández Arnela me ha realizado para su programa La pluma de belli arti.

https://fb.watch/fiYXQPh-mZ/

Planeta YK-561 (relato)

Planeta YK-561 (Publicado originalmente en la revista «La cabina de Nemo»)


El vuelo de exploración C-12 había tomado tierra sin problemas, era el
primero en visitar al planeta YK-561. Tras años de desfase presupuestario la
Agencia Espacial Europea había conseguido el compromiso de las autoridades
europeas de aumentar el dinero destinado a la exploración de nuevos planetas.
Desde que en 2060 el grupo de investigación de la Universidad de Tulsa había
descubierto los nuevos motores de cohetes propulsados por energía oscura
que podían alcanzar velocidades superiores a la velocidad de la luz,
comenzaron a ser posibles los viajes interdimensionales, abriéndose así la
posibilidad de visitar planetas pertenecientes a multiverso. Sin embargo, el
coste hasta ahora había sido inasumible por parte de cualquier organización,
ya fuera privada o pública.


Gracias al convenio de la ESA y de algunas agencias espaciales
privadas fue posible construir el controvertido cohete interdimensional, su
tecnología le hace poder viajar a través de los agujeros de gusano entre los
multiversos que acontecen en isocronía. Uno de los primeros viajes fue al
planeta YK-561, fue un éxito absoluto, sin problemas en el despegue ni en la
vuelta a la Tierra. La tripulación trajo consigo una gran información, gracias a
ellos conocemos los datos de su ecosistema, tanto de fauna como de flora, ya
que se trata de uno de los planetas más ricos en vida y con una atmósfera más
similar a la terrestre.


Pero no todo fue alegría y celebración, acontecimientos que se
escapaban al control de científicos e investigadores nos llevaron al borde del
colapso. Tras el aterrizaje, los astronautas fueron puestos en cuarentena en
una base secreta próxima a la Selva Negra.

-Doctora, doctora, los pacientes en aislamiento del vuelo al planeta YK-
561 presentan síntomas de una obstrucción intestinal severa. Apenas
toleran una exploración manual.

-¿Todos? Si solo llevan aquí una hora y ninguno presentaba síntomas al
llegar. Tendremos que revisar los restos de alimentos que queden en el
cohete, quizá estuvieran en mal estado. Llama a J. del laboratorio y que
tomen muestras de la comida que quede en el cohete, dile que es muy
urgente. Mientras tanto, tenemos que decidir si es una obstrucción del
intestino aguda.


La doctora S. no salía de su asombro. La tripulación integrada por cuatro
mujeres y un hombre presentaba los mismos síntomas: vómitos, dolor
abdominal, fiebre, taquicardia. Todos relacionados con la obstrucción intestinal
aguda.

– F. inmediatamente, y mientras esperamos los resultados del análisis
alimentario, necesito de todos: hemograma, electrolitos, examen de
orina. Y además una placa de tórax y otra de abdomen simple de pie y
otra acostados.

– De acuerdo doctora, ¿algo más?

-Sí, hay que colocar una sonda nasogástrica en aspiración a todos.


La doctora S., afamada especialista en enfermedades infecciosas y
cirujana jefe de la ESA, conocida por sus nervios de acero y su frialdad en
gestión de situaciones límite, comenzaba a ponerse nerviosa. Se temía lo peor,
algún tipo de patógeno desconocido había atacado a todos los miembros de la
tripulación. Pero lo que más le preocupaba era la hinchazón que todos
presentaban, en cuestión de minutos todos parecían embarazados, el abdomen
había aumentado de forma alarmante, mientras se retorcían de dolor y no
paraban de vomitar. Había que actuar rápidamente, no había tiempo para
analíticas, el abdomen de los astronautas estaba a punto de estallar. S. se
encargó directamente de las radiografías, en la pantalla aparecía una sombra
en todos los casos, que nacía en la unión de intestino grueso e intestino
delgado. S. no salía de su asombro, parecía una tenia; sin embargo, a
diferencia de esta su grosor era dos o tres veces el del intestino, ocupaba un
metro de este y no dejaba pasar nada a través de ella, a diferencia de las
tenias acumulaba en su interior todo el bolo alimentario. Y lo más preocupante,
no dejaba de crecer, de la primera radiografía a la última, el diámetro de la
tenia había aumentado el doble, si seguía así acabaría por hacer reventar a los
pacientes que se retorcían de dolor sobre las camas.


Decidió poner en marcha el protocolo de seguridad, defcondos, alerta
biológica máxima. Había que operar y extirpar esos parásitos de los
astronautas, movilizó a todos los médicos del centro de cuarentenas, pero era
demasiado tarde. Uno a uno los pacientes fueron reventado, primero la piel se
fue expandiendo hasta un punto de ruptura imposible, estallaron los capilares
más externos y como un magma ardiente de vísceras y sangre, la materia
orgánica de las cuatro mujeres y el hombre provenientes de YK-561 pintó las
paredes y los trajes biológicos del personal médico. Junto a los restos humanos
se dispersaron unas esporas invisibles que por un fallo de seguridad se
propagaron por la Tierra a una velocidad vertiginosa.


En un primer momento, las autoridades trataron de ocultar el origen de
la pandemia YK-561, hoy en día sabemos que todos se originó en el planeta
gemelo a la Tierra, el Planeta YK-561. Tras diversas investigaciones se
descubrió que este planeta funciona como un ecosistema cerrado, regulado y
autoprotegido. Se trata de un planeta virgen, sin rastro de otras civilizaciones
extraterrestres que hoy conocemos. Su defensa es simple y efectiva, en su
atmósfera viven unos pequeños microorganismos que generan unas esporas
invisibles a las que todos los seres vivos del planeta son inmunes. Sin
embargo, cualquier organismo no nacido allí es potencialmente una víctima de
ese sistema de defensa, como bien pudimos ver en los años precedentes a la
vuelta del vuelo C-12. La pandemia YK-561 acabó de forma atroz con la mitad
de la población mundial. No fue hasta un segundo viaje al planeta YK-561 y la
toma de muestras biológicas de diversos seres del lugar que se descubrió su
sistema de defensa frente a las esporas asesinas. Hoy vivimos inmunizados,
pero con el miedo constante a la reacción de naturalezas aún por descubrir.

Pablo Malmierca

Reseña de «Fábula material» de Begoña Callejón en Culturamas.

Os dejo mi nueva reseña para Culturamas, en esta ocasión del último libro de poemas de Begoña Callejón publicado por Bartleby.

Fábula material (Bartleby Editores, 2022), de Begoña Callejón se presenta como un libro complejo con múltiples referencias intertextuales que abarcan desde el cine a la literatura de género pasando por la propia poesía. Esas referencias que van desde Tarkovsky a Bella Tar pasando por Stephen King, Emily Dikinson o Sylvia Plath es mejor dejarlas para que el propio lector pueda degustarlas en la medida de sus lecturas propias, pues este libro de poemas tiene múltiples lecturas en función del grado de profundización y del tipo de lectura que se quiera realizar.

En mi caso voy a detenerme en los elementos que creo más importantes, desde la propia taxonomía del libro al proceso de búsqueda que constituye la voz poética de este libro que se nos abre y cierra en sí mismo.

Podéis seguir leyendo la reseña aquí:

Reseña de «Urgencia de lo minucioso» de Luis Ramos, publicada por Lastura. En Culturamas.

Escribo una nueva colaboración para Culturamas, en este caso la reseña del libro de poemas «Urgencia de lo minucioso de Luis Ramos, publicado por Lastura.

SURCOS QUE SON PALABRAS Y CRECEN COMO ÁRBOLES HACIA LA LUZ

En palabras de Josep María Esquirol: «Cantamos para celebrar, y cantamos, también, para no tener miedo: para celebrar cosas de la vida, y para no tener tanto miedo a la muerte. De ahí que la esencia de la palabra sea el canto y que toda palabra valiosa palpite, o bien la celebración, o bien el amparo». Así comienza Humano, más humano. Una antropología de la herida infinita, publicado por Acantilado. La más reciente entrega lírica de Luis RamosUrgencia de lo minucioso (Lastura) se abre con tres citas harto significativas, la primera de Olvido García Valdés: “…voy y miro y todo es // como si no fuera yo quien lo mirara”, la extrañeza, el afuera del que mira y del objeto como punto intermedio de unión, como lugar del conocimiento; “Wo ich umher mich leite” de Hölderlin, que podríamos traducir como “hacia dónde me dirijo”, el paseo, la horizontalidad como forma de acceso hacia lo desconocido, el movimiento, ¿del hombre, del pensamiento?, como primera vía de conocimiento del mundo; y, por último, “convertir la palabra en la materia”, palabras de José Ángel Valente, la poesía como constructo de la realidad, materialidad del lenguaje. Ya en estas tres citas se nos ofrece el libro de poemas en sus claves interpretativas iniciales: verticalidad, horizontalidad y materia. Todo ello, como mostraré más adelante, a través de la apertura que da la herida, pues será en y tras la herida donde el mundo nos otorgue significado, celebración, amparo y canto.

Si quieres continuar con la lectura pincha aquí:

«Urgencia de lo minucioso», de Luis Ramos

La música de mis poemas VI. Daron Malakian.

Neolengua

Todos los cristales rotos

conducen a memorias sin experiencia,

tan próximo a ti

el cañón del revolver sin percutir,

te comunicas sin entender,

él no querrá hablarte de sus retrocesos.

El tiempo explota en mis manos

tan lejos de tus palabras,

tan absurdo como tu éxito impostado.

La violencia de la pantalla

seduce las imágenes,

tu boca hiere con forma de cuchillo,

la esperanza sobre el campo de batalla.

La empatía se disemina

víctima de la velocidad y el erotismo.

Pablo Malmierca

La música de mis poemas (IV). Marilyn Manson.

[todo lo demás es perfume]

But once you’ve ihnaled death

[everything else is perfume]

Marilyn Manson. We are chaos.

Instalados en la saciedad,

sobre la opulencia de los objetos vacuos,

hemos perdido el olfato.

Entre una miasma de perfumes baratos,

nuestros sentidos

viven el continuo engaño

del apremio positivo.

Ha llegado el momento de preguntarnos

por nuestra inflamabilidad,

si somos objetos fungibles,

perfectamente obsolescentes.

¿Somos en la imperfección de la compañía

o en la soledad sonora que acompaña?

Nos ofrecemos a la luz

cuando la verdad se posó en el ala de un cuervo.

Pablo Malmierca

[oquedad]

Sobre la lentitud de los muros

golpean lágrimas de incomunicación.

Absortos en la cavidad del trueno

rinden su voluntad de papel

a la voluble voluntad de lo oscuro.

Las nubes presagian

el principio de la salinidad de la roca,

con tu boca pegada al suelo

ya no distingues los días aciagos.

Buscas en el tropiezo del ocaso

el sabor de tus huesos,

solo la [oquedad] de la tierra

muestra el pasto de tu locura.

Aquello que nos salva

se aposenta en la irracional música

del aroma a cromo y lavanda.

Pablo Malmierca

Dar las gracias

Escribir conlleva siempre una sensación de vacío ante su posible recepción. Se habla del temor del escritor a la hoja en blanco, a no tener nada que decir, a repetirse hasta la saciedad escribiendo el mismo libro o el mismo poema una y otra vez. Desde mi experiencia, intentando siempre un punto de experimentación en lo que hago, la sensación de vacío me la provoca la posible reacción de los lectores ante lo que puedo ofrecerles y más desde que hacerlo pasó de ser un acto individual y privado a un acto público con la publicación de mis textos. Quiero agradecer enormemente a todos los que me leen, ya sea en redes, ya sea en papel porque en realidad son quienes me animan a continuar compartiendo letras.
Agradecerles que dos mis libros ya vayan por una segunda edición, No comas mi corazón y Catálogo de terrores domésticos, sin el apoyo de todos vosotros esto no sería posible. Escribir con vuestro apoyo siempre en más fácil.

Nefelibata

Como un balbuceo que intenta abrirse paso entre palabras ya escritas, tartamudeo en pos de un lenguaje que constriñe la palabra y el aliento. Sin saber aún quién soy, nado entre miasmas de mensajes que me aturden y a la vez me impelen en busca de una nueva forma de expresar el lenguaje de los cuervos. Y sí los cuervos hablan, a algunos como Johnny Cash con la palabra de dios, a otros simplemente con la palabra de los locos, de los que buscan arrancarle al lenguaje toda la cordura de la planicie, de la ausencia de referencias. Como aquella que camina entre las nubes: nefelibata. Ausencia y pertenencia a un mismo tiempo. Búsqueda incesante de las raíces de lo no dicho.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑