Buscar

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

Etiqueta

Vida

La tierra engendrada

La tierra engendrada

Fractura.

La piedra en el filo caliente
corta la manteca de la carne,
efluvio pasajero de los días pasados.

El rastro sinuoso de la vida
esparcido por el suelo polvoriento.

Dos cuerpos con la espalda partida,
el sexo frenético,
la búsqueda desesperada,
nada en el extremo del orgasmo.

Fractura.

El sabor de la arcilla en tus labios,
la humedad
de quien vive la sequía de la rutina.

La osmosis de los cuerpos,
tu sangre en mis venas,
capilaridad compartida.

Ruina.

El día ofreció sus dedos
a la orgía de un momento pasado.

Señalados
con la marca indeleble del hierro candente
destrozaron sus médulas
intentando encontrar nuestra verdad.

Pablo Malmierca

Río

Río

Soy el río
que fluye contracorriente,
no busco el mar,
me aniquilo
contra las rocas.

Asciendo
hacia la montaña suicida,
la falta de fuerza
me hace repetir
el camino del revés.

Me golpeo
contra la orilla,
contra el fondo,
contra los meandros invertidos.

Culmino
cada cascada
sin apenas vida

El curso
se hace
estrecho,
apenas
queda lugar
para mi cuerpo.

Soy el río
que se interna
en la tierra,
acuífero oculto,
mi esencia
se filtra
entre las rocas.

Soy la lluvia
que cae
de una nube.

Soy agua evaporada…

Pablo Malmierca

Galopar

Galopar

 

Dar vueltas en el tiovivo no es galopar (Aitor Castells Sánchez)

 

Trastear entre los hilos revueltos

de cien noches de insomnio,

intentar evadirte de la realidad

mientras brujuleo

en el sueño de tus pupilas.

 

El cadáver que dejo frente a mí cada noche

es el recién nacido que me espera al amanecer.

 

Perdido en el mundo

das vueltas y más vueltas

sin más sentido

que la búsqueda de un camino

que nunca gire sobre sí mismo.

 

La seguridad de la embarcación

nunca te llevará

a ningún puerto franco,

lánzate y nada

entre los restos del naufragio,

siente la humedad atravesar tu piel,

lánzate y vive

lejos de la estabilidad del tiovivo,

lejos de la confortable sequedad del olvido,

lejos del asiento desgastado por el tiempo,

cerca de la humedad de tus labios.

 

Hay lágrimas que encarecen el precio de una vida.

 

Pablo Malmierca

Rastro

Rastro

Somos el rastro de una sensación,
la evocación de una caricia,
mientras otros malgastan su vida
entre ofertas del centro comercial.

Vivimos la vida al límite de un capilar,
tan cerca de caer al fondo de los sentimientos.
Ellos se precipitan sobre la superficie del yo,
no ven más allá del último ticket descuento.

El recurso fácil de la falsa caridad
empaquetada en un telefilm de las cuatro.
La realidad es más dura y más fría,
la realidad se cuelga de tus tripas.

La violencia es un espectáculo de imágenes
entre anuncios de champú.
La crueldad se adorna
entre deseos y mentiras de futuro.

Ansío el calor de una lágrima
recorriendo tu rostro.
Tu dolor se sumerge drogado
entre el egoísmo
y tu poca autoestima.

La realidad
oculta tras la última apuesta comercial.

Pablo Malmierca

Tántalo

Tántalo

Hubiéramos sido
capitaneados por el exceso.
Hubiéramos sido
extorsionados por la lujuria.

Si antes quisimos ser
la perfección del margen de los cielos,
si ahora queremos ser
la dejadez del centro de tu mundo.

Tántalo aborrecido,
despejaste los secretos del vuelo,
huiste asido a la belleza,
vivirás atado a la tortura de tu cuerpo.

Hubiésemos tenido
la verdad en la punta de los dedos.
Hubiésemos vivido
la mentira de un amor inconsolable.

No debimos ver
el otro lado del más allá,
no debemos beber
de la fuente oscura de la rabia.

Nunca deberíamos ser
aquello en lo que nos convertimos.

Gris

 

Gris

Subí a tu coche
las señales oscilaban,
circundaban el aire a mi alrdedor.

En un extremo del camino
la muerte esperaba.
Salté del vehículo en marcha,
el asfalto demacró mi piel.

Era un hombre nuevo.
Las lascas,
que dejé en el camino,
fueron las semillas de mi resurrección.

Acoplado a mis principios
supe ver,
obligado por el oprobio,
las catacumbas donde reposaban tus huesos.

Son los capilares de tu ausencia
el combustible de mis días.

Sin apenas fluídos en mi cuerpo
dejo a un lado tus silencios.

Dibujo trazos de grises en el campo,
señalo un punto que no existe,
un lugar donde expandir el deseo.

Pablo Malmierca

DESGARRO

En estos tiempos oscuros que nos ha tocado vivir, vivimos buscando una razón para vivir, un lugar donde estar. El problema es que cada vez nos dejan menos espacio, el problema es que no nos dejan pensar. Este es mi pequeño homenaje a Leopoldo María Panero, te echaremos de menos, pero siempre nos quedaran tus palabras…

DESGARRO

Escasez de pensamientos,

creyendo estar perdido en el olvido,

exagerando mi soledad,

pensando en el vacío,

¡me engulle lentamente!

El latido de mi corazón,

poco a poco,

se hace lejano.

La vida se acaba,

creo estar perdido

en la inmensidad del desierto valdío.

Como un naúfrago

perdido en un mar de espuma.

Como un conquistardor

que un día supo encontrar el Dorado.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑