Buscar

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

Etiqueta

vacío

Silencio

Silencio

 

Tu ausencia

carga de significado

mis vacíos significantes.

 

Tu artificio

vuelca

la decrépita hinchazón de tus muslos

sobre sus ojos desgastados.

 

Tu interés,

interesada prebenda,

derrama falsos halagos

en busca de aceptación.

 

Marcada a hierro,

en tu espalada

la letra escarlata de tu vergüenza.

 

No se es aquello que se ansía,

no siempre queremos la verdad,

no puedes compararte con ellos.

El “no” te define,

destino de vencedores,

la negación es un puerto traicionero.

 

La libertad

elige un destino sin caminos,

cruzar la oscuridad del bosque,

subir las montañas más abruptas,

atravesar profundos lagos a nado,

desbrozar ominosas selvas.

 

El silencio se convierte

en un lugar que habitar.

 

Pablo Malmierca

Aniquilación

Aniquilación

Mi momento es ninguno,
mi voz es el silencio,
mi lugar es un cuadro sin marco,
mis manos no tienen nada que ofrecer.

La sed de mis brazos
será la voluptuosidad de unas páginas,
el cansancio de mis pómulos
será el testigo de un futuro seísmo.

El temblor de mi piel
reposará en el interior de una herida,
la caída de mi cuerpo
se abandonará en tu pusilánime caricia.

Mi momento es ninguno,
mi queja es el eco,
mi ausencia es realidad,
mi vacío es tu pecado.

La derrota del presente
será la emancipación del pasado,
el crujir de tu carne bajo mis pies
será el preludio de un prólogo.

Mi momento es ninguno,
mi lugar tu habitación,
mis manos tu espacio,
mi voz, el trueno de la aniquilación.

Pablo Malmierca

Refugio

Refugio

En el absurdo de la incongruencia
quisiste ver la realidad contingente.

La lógica de los no lugares
nos llevó lejos,
ahora vivimos en un hábitat de cajas de cereales,
bolsas de patatas fritas,
ataúdes listos para ser habitados.

Víctimas de un éxodo evitado,
nos contemplábamos
sin más asidero que el asfalto.

Horda de muertos vivientes,
nuestra pulsión
nos atrajo al paraíso ficticio,
nos dejó solos al borde del acantilado.

Hoy miramos hacia otro lado,
nos preocupa
llenar nuestro espacio
de objetos vacíos,
de deseos con nombre.

Hoy
perdimos nuestra escasa cordura,
mientras te volvías invisible
en nuestras vidas.

Pablo Malmierca

Mácula

Mácula

Me he asomado
por última vez al abismo.
Yo,
que nunca he sentido el vértigo del vacío.
Yo,
que dejé el miedo atado a la pata de una mesa.
Yo,
amante de la nada insoldable.

He visto
al individuo sin máscara,
a la mujer vestida con el velo de la amargura,
a la niña entre cuchillos de carnicero.

Eviscerado,
he ofrecido mis visiones
a la melancolía
de la verdad revelada.

Me he quedado ciego,
ahora palpo el mundo
a través de las máculas de mis ojos.

Pablo Malmierca

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑