Buscar

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

Etiqueta

sangre

Espera

El sabor a tierra quemada había disuelto su sentido del gusto. Cada mañana se levantaba con el ansia de devorar a los hijos nonatos de sus ancestros, pero la escena era otra. Un erial de arbustos parduzcos le arañaba los tobillos, su rastro era fácil de seguir, pequeños puntos rojizos manchaban la arena reseca y se perdían en el horizonte manchado de nubes de tormenta.
Ella era nuestra particular santa María Egipciaca, purgaba sus pecados en un desierto de voces, sin compañía, aislada de todos, en contacto con nadie. Si la mirabas no te devolvía la mirada, era ajena a nuestro mundo. El pesar de su soberbia la mantenía con vida, era un fantasma que deseaba volver, sin saber a dónde. Era la muerte acompañada de su mutilación.

Pablo Malmierca

Tierra de nadie

Tierra de nadie

El lugar del tránsito
se convierte en el espacio
donde el gesto
es la única verdad.

Allí donde nadie habita
y todo el mundo pasa,
instalo mi no lugar,
mi hábitat inconmensurable.

Anhelo el instante,
la dificultad de afrontar
la distancia entre tu tacto y el mío,
el no lugar,
el abismo de los muertos.

Saber que estarás allí,
esperándome,
a sólo un centímetro de mi carne,
a una micra del pulso de mi sangre,
será la recompensa
por habitar la tierra de nadie.

Pablo Malmierca

Camino

 

Camino

El maldito camino
que se esquina a cada paso,
la maldita mala sangre
que gangrena tu torpe caminar.

Tantas puertas cerradas al cansancio,
tantas cerraduras sin el sebo de la codicia,
tantos vanos derruidos en los puentes.

Adelante, adelante,
sin más idea que el progreso.
Atrás, atrás,
con la sinfonía del silencio.

Catapultado al fondo de los días,
acabado en tu propia fosa de esperanzas,
escribes la partitura
de una obertura sin argumento.

Las notas son la disfonía de tu glotis,
el metrónomo marca el tiempo invertido,
no hay director para dirigir tu caos,
los músicos tocan en claves distintas.

La música se oculta tras un punto de fuga,
la huida marcará tu destino,
entre cascabeles de luna
y carracas de luto.

Pablo Malmierca

Endogamia

 

Endogamia

La muerte espera en el envés de una caricia,
experiencia lisérgica al borde de tus dientes.
Mixtura cruel de endorfinas y sudor,
paraíso del que agoniza en sus versos.

La alianza de lo símil
en un cubo de basura maloliente.
El resultado disfuncional
de la unión aberrante.

El tiempo se disuelve
en una botella rota,
entre efluvios de muerte
y resurrección.

Caótico avanza el calendario,
las hojas caen de diciembre a enero.
La salvaje cópula de lo imperfecto,
la ignorancia como resultado.

La degeneración de la sangre
se derrama en el suelo
regada por tus fluidos,
por la herencia de tus muertos.

Disímil en la carne,
imperecedero en la esencia,
eres el hombre elefante,
la verdad de tu especie.

Pablo Malmierca

Equilibrio

Equilibrio

Sin mirar atrás:
culpas de tu ausencia,
débitos de una vida prestada,
sabores extraños en tu boca.

Escribir para escaparte
de un destino
que te persigue vacío.

Nubes cargadas de ácido,
manantiales de sangre,
paisajes cubiertos de cadáveres,
amanece para el ahorcado.

Tus pasos no tocan el suelo,
flotas impávido
en un éter insalubre.

La falta de identidad
marca tu existencia,
no hay fuerzas suficientes
para intentar ver otra luna.

Morir entre las páginas de un libro,
sufrir el tormento de unas caricias
que te resultan extrañas.

Buscamos una salida
sin conocer apenas el camino,
ofrecemos nuestro cuerpo
a cambio de la salvación.

Pablo Malmierca

Espera

Espera

Hoy he salido a la calle
sin máscara.
Hoy los pájaros
yacen muertos sobre el asfalto.

La verdad se arrastra
carcomida por las ratas.
Un muro de basura
ciega el sol de tus días.

Los necios ondean su bandera,
les dedico mi desprecio más absoluto.
Tanto hablar, tanto silencio,
el mudo transformado en locuaz.

La verborrea del interés,
vacía de sentimiento.

Pinto las paredes
con la sangre de mis manos,
mientras espero
una voz
que colme al enjambre de insomnes.

Pablo Malmierca

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑