Buscar

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

mes

febrero 2019

Repetición

Repetición

La transversalidad del tacto:
el quejido bronco de tus capilares
al contacto con la yema de mis dedos.

Es imposible intuir el fin del atardecer,
la quemazón de los últimos rayos de sol,
la quejumbrosa ambrosía de tu sortilegio.

Me acompañan señales y signos
escarificados sobre la piel,
cicatrices de cada amanecer.

Si el perdón hubiera echado raíces
en realidades vislumbradas en la oscuridad,
si encontrarnos
dependiera de todas las noches en vela,
si este letargo
no fuera más que el canto de una ballena jorobada.

A qué esperamos
para acontecer en el instante,
para envolver la noche en sendas de lino,
para convertirnos en el aroma de los lirios,
para ser…

Pablo Malmierca

Travesía

Hay autores que siempre evocan, que hacen saltar el percutor de la poesía, uno de ellos es Vicente Muñoz Alvarez, esta es mi lectura poética de su último libro “Travesía” publicado por Chamán Ediciones.

Travesía

¿Quién cabalga sobre el embate de las olas?
¿Quién yace acariciado por la locura de los libros?
¿Quién oculto en lo más profundo de un faro?
¿Quién aquejado de la codicia de Babel?

El viejo lobo de mar,
cubierto su rostro de cicatrices,
manchado su corazón del salitre,
con la sangre en sus oídos,
los párpados rotos de caminar entre sirenas.

La vida delatada frente a un falso testigo,
el hundimiento del mundo
golpeado contra el acantilado de los objetos inútiles.

Un grito de salvación:
el mar, la mar…
toda la paz de un alma perdida.

Pablo Malmierca

Esperanza

Dos habitaciones al fondo del pasillo,
presagio de la efímera belleza de lo oculto,
un paseo interminable en la oscuridad,
el cobijo de lo obtuso frente a la gratuidad de la luz.

Miles de estancias vacías
colmadas por cientos de estrellas fugaces,
sobre el suelo la ceniza insomne,
las paredes decoradas con explosiones de gas.

No existe perdón para los proscritos,
la sed de velocidad nos impele a la rutina,
al adiestramiento del ojo
a la imagen repetida hasta la saciedad.

En lo más profundo del cuerpo
laten capilares aún por descubrir,
el goce de una belleza no contemplada,
la dicha de la palabra por escribir.

Pablo Malmierca

Blog de WordPress.com.

Subir ↑