La tragedia de la desaparición, de la aparente dislocación de nuestra temporalidad. Asidos a la realidad de un deseo vemos diluirse el paisaje tras las ventanillas del último tren. Pasa el roce de un aroma, reflejas la mortalidad del eco de un susurro aterido en la inmensidad del océano. La pérdida, el vacío de un silencio, el mundo dispuesto a tus brazos.

Pablo Malmierca

Anuncios