Buscar

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

mes

septiembre 2017

IV Edita Nómada Cáceres

El pasado sábado pudimos disfrutar en Cáceres de la última edición de Edita Nómada, gracias a María Carvajal y a Uberto Estabile, las dos personas que lo hacen posible. Por la mañana en el encuentro de editoriales presentamos el proyecto editorial que poco a poco va creciendo alrededor de la revista Intercostal (intercostalliteraria.wordpress.com). Y por la noche disfrutamos de un hermoso recital en el que participamos un buen número de poetas locales y otros que veníamos de distintos puntos de la geografía española. Una gran experiencia que esperamos repetir en otras ocasiones.

Siempre fue el momento de todo

SIEMPRE FUE EL MOMENTO DE TODO

Hubo un tiempo en que desprecié el mundo,
ahora,
permíteme mirar hacia un lado
para no ver las lápidas del olvido,
las brasas de la tierra,
los fuegos otoñales,
la mordedura de la mangosta,
al fugitivo decapitado.

Sí,
hubo un tiempo de pánico y rechazo,
donde las libélulas
devoraban a las medusas,
mientras mi mente viajaba a través del ruido.

Sí,
hubo un lugar alimentado por el odio,
cubierto de huesos carcomidos por la rabia,
con la circulación esclerotizada
y los brazos pegados al cuerpo como losas.

Sí,
hay un momento
donde todo cambia,
donde dejas de mirar a un lado,
donde la vista se hace puente,
donde los brazos convergen.

Sí,
hay un momento
para la vida después de la muerte.

Pablo Malmierca

Galardón en Calidad de escritor.

En la II EDICIÓN PREMIOS. ¿Qué te apetece leer? Que reconoce la labor en distintos ámbitos de la cultura zamorana. Fui galardonado en la categoría de escritor. Es un galardón que me hace especial ilusión por dos motivos, por ser de mi ciudad y porque viene de parte de un excelente grupo de jóvenes creadores liderados por Emi Casas, a los que desde aquí muestro todo mi agradecimiento.

21314732_533692600303981_6139179896879164498_n21270981_533704373636137_4888931947143089907_n

Acaricié tus manos sin verlas

Acaricié tus manos sin verlas

La fatiga de la amaurosis,
el mundo sin formas,
la desproporción de sus colores.

El gris permanente
nueva forma de vida,
el despertar cíclico
a la contemplación de las nubes.

El crítico deseo de la inconstancia
vivo en el borde del trasiego,
el vuelo precipitado
sobre el precipicio.

Una carraspera antigua
entregada a las manchas del presente,
intentar el hablar sin ver.

Alzo mi olfato
hacia el trino sordo de una mula.

¿Quién acapara la voz y la mirada?

Pablo Malmierca

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑