Desborde

Desborda la transparencia de tu piel
la opacidad de la roca volcánica.

Sin sentido,
sin encontrar
la reminiscencia del eco,
sin saber
de los huecos de tus huesos,
sin la agonía del insecto
devorado por su hembra.

Tallado
en la basta madera de un sarmiento,
paso las horas retorcido.

Si has pasado tu espera
sentado al filo de la herrumbre
de una luna lejana,
recordarás
mis manos rotas
por el tiempo,
las horas transitadas
por el polvo de tus ojos.

No quiero verter
más gritos en tu sangre.

El sabor de tus pliegues en mi boca
es el regusto de tus ausencias.
La vida pendida
de los deseos de tus lágrimas.

Aquí estoy de nuevo,
me ofrezco
sin la deriva de la pérdida.

Pablo Malmierca

Anuncios