Vasos comunicantes

Sueños de estramonio:
la muerte o la locura.

Una vez más
tus pasos resuenan lejos,
pero te veo
caminar a mi lado.

Tu respiración famélica
interrumpe mi sueño inacabado.

Sobre vuestras cabezas,
un destello rutilante
parte en dos
las palabras
ofrecidas a las sombras.

Juegas a despedezar
tu cordura
al borde del camino.

Ausencia
en el centro del no lugar.
Libas las flores del destierro,
lames las rocas
en busca de la sal primigénea.

Lugares habitados por el hastío
inconforme del delirio.

Aún escucho
el sonido de tu tacto
alejándose
por el filo del cuchillo.

Pablo Malmierca

Anuncios