Acercarse a un género como las leyendas y hacerlo atractivo a los nuevos lectores es algo difícil de lograr. En “La leyenda del cantero de Salamanca” se consigue de una forma acertada.

La narración respeta los elementos característicos de estos escritos: elementos fantásticos, historia real, acción centrada en un personaje (en este caso el cantero Esteban), estar insertado en un momento y un tiempo determinados (Salamanca, durante la construcción de la Catedral Nueva). A estos elementos su autor ha añadido una narración muy didáctica que hará la delicia de los lectores que quieran ampliar sus conocimientos sobre cómo se vivía en la Salamanca del siglo XVI, la estructuración del trabajo en el gremio de los canteros, los distintos tipos de vivienda, e incluso una descripción urbana de la ciudad.

Se podría decir que el didactismo puede convertirse en un freno para el ritmo de lectura del texto, pero no es así. Las digresiones didácticas se insertan en momentos del texto que no son fundamentales para la acción. Nos encontramos ante un narrador que se adecúa perfectamente a la tipología de la leyenda, no sólo nos cuenta, sino que además nos enseña, nos muestra, nos acompaña en ese viaje virtual que es “La leyenda del cantero de Salamanca” por una época pasada.

Tiene la virtud esta voz creada por Alberto Rubio Blanco de introducir un vocabulario actual que en ningún momento chirría con la historia. Atreviéndose incluso a incluir un pasaje sexual explícito. Este suceso es el que, a mi juicio, da mayor frescura al libro. Sin ningún tipo de rubor a imitación de las novelas más actuales la pareja protagonista, Esteban y Leonor, tiene un encuentro sexual que es narrado con naturalidad y constituye uno de los clímax del texto.

Al tratarse de un texto breve los personajes principales, incluido el antagonista de Esteban están trazados de forma sutil pero clara. Con unas pocas líneas sabemos cómo son o cómo van a actuar en un futuro.

“La leyenda del cantero de Salamanca” es una historia de celos, amor, ocultación, de justicia poética. Todo ello en un ambiente duro para Esteban, hombre que persigue la felicidad y que cuando cree encontrarla sufre la desdicha del rechazo. Un texto sobre la otredad, sobre lo difícil que se hace aceptar a los que son diferentes, sobre el odio que durante mucho tiempo vivió en la sociedad española del siglo XVI contra los judíos.

Como toda leyenda, la historia se perpetúa hasta la actualidad. Hábilmente el autor nos trae desde el siglo XVI hasta la Salamanca del siglo XXI. Crea una nueva leyenda con sus lugares particulares que cualquiera puede visitar. Una acertada aportación al imaginario colectivo de una ciudad de por sí plagada de extraordinarias narraciones, lugares mágicos donde se aparecía el diablo o calles testigo de milagros.

Tal y como dice su autor acertadamente “La leyenda del cantero de Salamanca” es un homenaje a la ciudad de Salamanca y sus habitantes, pero yo añadiría como he dicho más arriba que también es una gran aportación a su imaginario colectivo.

 

Pablo A. García Malmierca

 

Alberto Rubio Blanco (autor), Andrea Acedo Bueno (ilustradora). La leyenda del cantero de Salamanca. El Desván, Salamanca: 2016. ISBN: 978-84-945738-9-7

http://www.desvaneditorial.com

Anuncios