El silencio nombra las cicatrices insomnes. Vivimos acuciados por la velocidad normativa del rozar de las patas del vampiro. Reposemos silentes y, convertidos en piedra, soñemos la codicia del súcubo.

Pablo Malmierca

Anuncios