Diario polar (día 17)

Siempre me he preguntado por la forma en que los primeros habitantes de Transelgor llegaron a la isla. Los historiadores siempre han dicho que eran pescadores del continente que por error se alejaron mucho de la costa y acabaron descubriendo por casualidad la isla. Después todo fue más sencillo, crearon colonias a lo largo de la costa como punto de partida de nuevas expediciones.

Es curioso pensar que como país, como población somos los hijos del error de un pescador despistado que buscando nuevos lugares de pesca acabó viniendo a parar a la tierra del frío eterno.

Sin embargo, otros científicos rechazan esta propuesta basada en datos históricos. En el último año los responsables de genética de la Universidad Central han realizado un análisis minucioso de los restos humanos más antiguos encontrados en diversos puntos de nuestra geografía. Han demostrado, que los primeros asentamientos datan de bastante tiempo atrás, en concreto 2000 años antes.

Todo esto ha creado una gran polémica, determinados sectores rechazan las teorías genetistas que nos emparientan con pueblos originarios en Oriente, y prefieren seguir pensando que descendemos de pueblos de origen escandinavo.
Somos un pueblo que ha tratado de buscar sus raíces en lugares muy distintos para interpretar la historia con fines muchas veces particulares. Los gobernantes siempre han buscado justificar nuestro aislamiento en nuestro origen.
Al final, y como siempre, esto hace que nuestros eruditos tengan una gran estrechez de miras. Transelgor es el centro y el fin de la historia, de la literatura, de la ciencia. Se ha llegado a crear escuela, nuestros estudiosos tienen a orgullo no pertenecer a ninguna escuela internacional. Para qué si tienen una propia.

Sentado al borde del acantilado sólo puedo pensar en tender puentes, en aprender de aquello que no conozco, en salir fuera de este mundo cerrado.

Pablo Malmierca

Anuncios