La espuma del crimen

La espuma de tus dunas
teje el corsé
que te atenaza.

Hay humedades
que anuncian
primaveras.
Hay sequías
que anuncian
ocasos.

La juventud atenaza
tus pasos expertos.

Serás el acto fallido
de una revolución.
Serás el prólogo
de un fracaso.
Epílogo de un final
que, nunca, fue el tuyo.

El dios de tu destino
perdió su misericordia
acariciado por el pecado.

Su frustración: tu condena.

Llueven cascotes de sevicia
sobre el futuro
de tus hijos nonatos.

El granizo
arrecia sobre el tacto de tu oído.

Tu derrota
prefigura todo el odio
del universal crimen
de su mano cobarde.

Pablo Malmierca

Anuncios