Paraíso fantasma

Salpicados de babas estúpidas,
caminan,
absortos en su inmundicia,
los hijos nonatos de la esperanza.
Transidos de esperanzas
cercanas al olvido,
pululan,
vacíos de sentimiento,
hacia una paz
que nunca alcanzarán.

Pablo Malmierca

Anuncios