Diario polar (día 7)

Je suis d’un pur pays
que la neige mutile.
L’hiver y mord à même
La chair vive du jour.
(Paul Chaulot)

(Soy de un puro país
que la nieve mutila.
El invierno muerde allí
la carne viva del día.)

Vivo en un país lejos de cualquier parte. Geográficamente estamos a pocos kilómetros del polo norte, disfrutamos de nuestra insularidad, eso nos da un carácter especial. Somos tranquilos, el tiempo apenas nos apremia, las distancias son tan cortas que podemos recorrer la isla de punta a punta en apenas una hora. El problema es el hielo y la nieve, el problema son las castas dominantes, el problema es la ley del mercado, el problema es el valor de la cultura.
No sé si os he dicho ya que me llaman poeta. Llevo escribiendo muchos años, pero nadie lo sabía, ahora que lo saben me han puesto una etiqueta, me dicen palabras que muchas veces ignoro. Hay una costumbre por estas latitudes que consiste en premiar de vez en cuando a obras o autores. Como somos un país dominado por el frío, en las relaciones personales también domina el hielo. La franquicia “POETAS S.A.” unida al lobby de las “EDITORIALES S.L.” tienen el dominio de esos premios. Poemas valorados fuera de circuitos oficiales son dejados aparte en concursos en los que priman otros valores que tienen muy poco que ver con la literatura. No sé si esto ocurrirá en otros lugares, pero aquí en Transelgor está a la orden del día.
En Transelgor estamos marcados por nuestro aislamiento y el clima que todo lo domina, si viviéramos en un lugar más templado quizá todo fuera distinto, o no.

Pablo Malmierca

Anuncios