Te doy mi corazón
(Vide cor tuum, Dante)

Como Dante
te ofrezco
mi corazón en llamas.

Extasiado
por tus palabras,
cual Beatriz de mis días,
busco la unión de mi vacío
en la perfección de tu carne.

Vacío de poesía
quise engrandrar el poema,
sólo pude
ofrecerte mi esencia.

Ansiaba la respuesta
del goce
sobre la calamidad de mis noches.

Pernocté en tu cuerpo,
ahíto
de la esencia de tus días.

Pagué
con mi último aliento
el principio de mi poesía.

Pablo Malmierca.

Anuncios