La necedad del sabio
agota la paciencia del ingenuo.

© Pablo Antonio García Malmierca.

Anuncios