Buscar

Semillas en campos ajenos

Poesías, prosa, reseñas y fotografías de Pablo Antonio García Malmierca

mes

septiembre 2015

La Quimera N° 95 – Septiembre 2015

Os dejo con los movimientos II, III, IV y V de mi poema piedra que comenzasteis a leer en La Quimera nº94. Espero os guste.

Revista "La Quimera"

La Quimera N° 95

Estimados lectores, fuerza vital de nuestros días, combustible de nuestro andar por las calles, a Ustedes vaya dirigida esta alegría que canto ahora, una nueva Quimera sale al mundo a difundir sus palabras y hacer correr en los corazones su mensaje. No puedo dejar de pensar en la solidez del proyecto, el cual, como un caracol que lleva su casa consigo, ha emprendido una marcha lenta pero segura por el camino sinuoso de la literatura y el arte. Pero este triunfo de La Quimera no es nuestro, sino de los lectores, quienes se arrojan a nuestras páginas con una pasión que nos nutre a seguir con nuestros pasos. 

Contamos en este ejemplar con la muy valiosa participación de: Raúl (México) contribuyendo con su dibujo de portada, Facundo Pozzo (Argentina) con los dibujos interiores, Pablo Antonio García Malmierca (España), Abel Santos (España), Juan Víctor Soto (de Argentina, viviendo en Bélgica), Alberto Julián…

Ver la entrada original 21 palabras más

Anuncios

Necedad (micropoesía)

La necedad del sabio
agota la paciencia del ingenuo.

© Pablo Antonio García Malmierca.

Soy cosmoanónimo. (Festival Cosmopoesía)

Tengo la alegría de comunicaros que estoy en la selección de poetas de Anónimos 2.3. Dentro del festival de poesía Cosmopoética. Gracias a todos los que me leéis, este reconocimiento también es vuestro.

http://poetas-sin-nombre.blogspot.com.es/2015/09/anonimos-23-nuestro-comite-de-seleccion.html?m=1

Percepción

No es el mundo el que se mueve,
es tu percepción que se agita.

© Pablo Antonio García Malmierca.

Palabra


Antes de la palabra no existía,
la palabra me nombró,
me creó
y me consumió.

© Pablo Antonio García Malmierca.

Para (micropoesía y poema visual)

Para, mira.

La vida te observa.

© Pablo Antonio García Malmierca

¿Soy poeta?

¿Soy poeta?

Decantarte
hasta destilar
la palabra exacta.

Estos días atrás estoy leyendo opiniones muy diversas sobre el mundillo poético en España. Se habla muchas veces de falta de humildad, de premios comprados, incluso de poetas fantasma.
Yo soy un recién llegado. Como sabéis, los que me seguís, llevó compartiendo poemas apenas unos meses, algunos me tacharán de advenedizo o de otras muchas cosas. Mi experiencia es ante todo la de una persona que con curiosidad se acerca a un mundo que le es totalmente desconocido. Veo comportamientos que se me antojan clasistas, existe una tendencia hacia el etiquetado de las personas y la etiqueta preferida en este ámbito es la de poeta. Te encuentras con autores que para agradecerte un me gusta en Facebook diferencian entre poeta, maestro o nada. También ocurre lo mismo en el mundo real, lego de mí, me acerco a cuanta presentación poética cae a mi alrededor y, para mi sorpresa, me encuentro lo mismo: un sentimiento de clase que bordea muy de cerca clasismos que creía extirpados de nuestra sociedad. Me podéis decir y ¿cómo lo llamamos?, no es un problema de designación, es un problema de cómo se utiliza el vocablo, se utiliza como término restrictivo, es decir, la persona en cuestión, transformada en demiurgo, crea un mundo a su alrededor de poetas, maestros y gente común, con la única referencia posible del ser y el parecer, en una especie de dentro fuera.
En este punto creo necesaria la definición del DRAE:
poeta.
(Del lat. poēta, y este del gr. ποιητής).
1. com. Persona que compone obras poéticas y está dotada de las facultades necesarias para componerlas.
2. com. Persona que escribe obras poéticas.

Aparecen dos entradas una más restrictiva y otra más general. Podemos llamar poeta, según el DRAE, a toda persona que compone obras poéticas. Entonces, me pregunto, ¿dónde dan el título de poeta? Como filólogo tengo una visión panorámica, en mi caso, de la literatura española, y contemplas bibliotecas repletas de volúmenes escritos por autores de los que hoy solo nos acordamos los estudiosos, dejan por eso de ser poetas, creo que no. En su momento tuvieron algo que contar, sucumbieron a esa necesidad imperiosa de poner en poemas sus experiencias, sus vivencias, su visión del mundo. ¿Son o parecen poetas o, quizás, no lo son por estar olvidados?
Mi opinión es que todo en esta época se encuentra mercantilizado. Las editoriales que, como es lógico, buscan un beneficio económico, se cuidan mucho de diferenciar quién es poeta y quién no, con algo tan sencillo como publicar en una colección de poesía. Hay autores que defienden el estado de las cosas, hablan de premios bien fallados, del gusto del público por encima de la técnica. Pero en realidad todos sabemos que hay argumentos en todas las direcciones, podemos defender uno u otro punto de vista y tener razón.
Sin embargo, por encima del mercado, por encima de disputas, el poeta es un ser humano que antes que poeta puede tener otras cientos de etiquetas, quizás más importantes en su vida que la arbitraria designación de poeta. León Felipe lo ejemplifica en su poema “Como tú”
Así es mi vida,
piedra,
como tú. Como tú,
piedra pequeña;
como tú,
piedra ligera;
como tú,
canto que ruedas
por las calzadas
y por las veredas;
como tú,
guijarro humilde de las carreteras;
como tú,
que en días de tormenta
te hundes
en el cieno de la tierra
y luego
centelleas
bajo los cascos
y bajo las ruedas;
como tú, que no has servido
para ser ni piedra
de una lonja,
ni piedra de una audiencia,
ni piedra de un palacio,
ni piedra de una iglesia;
como tú,
piedra aventurera;
como tú,
que tal vez estás hecha
sólo para una honda,
piedra pequeña
y
ligera…
Qué hay más simple que una piedra, el gran poeta zamorano, se aleja pues de todo estereotipo de clase.
Vuelvo a la pregunta que me hacía al principio. ¿Soy poeta? Antes que poeta puedo ser padre, profesor, esposo, amigo, hijo y otras mil cosas. Mi respuesta es simplemente SOY.

Premio Mina 2015

Hoy Mina desde su blog (minuevoamanecer.wordpress.com) ha tenido una gran idea. Se le ha ocurrido crear un premio para romper con las cadenas que nos autoimponemos con los premios blogger. He tenido el honor de ser el primero en recibirlo, aunque es un premio, creo, para todos aquellos que la acompañan en su periplo como blogera. Desde aquí, mi agradecimiento y mi reconocimiento a su premio.

Pendiente (micropoesía)

Vivo pendiente

del equilibrio de tus pasos.

© Pablo Antonio García Malmierca

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑