En estos tiempos oscuros que nos ha tocado vivir, vivimos buscando una razón para vivir, un lugar donde estar. El problema es que cada vez nos dejan menos espacio, el problema es que no nos dejan pensar. Este es mi pequeño homenaje a Leopoldo María Panero, te echaremos de menos, pero siempre nos quedaran tus palabras…

DESGARRO

Escasez de pensamientos,

creyendo estar perdido en el olvido,

exagerando mi soledad,

pensando en el vacío,

¡me engulle lentamente!

El latido de mi corazón,

poco a poco,

se hace lejano.

La vida se acaba,

creo estar perdido

en la inmensidad del desierto valdío.

Como un naúfrago

perdido en un mar de espuma.

Como un conquistardor

que un día supo encontrar el Dorado.

Anuncios