Un lugar en mi vida representado por un estado del alma…

 

      EXISTENCIA

La existencia es un continuo devenir

de decadentes lamentos,

producidos por seres agonizantes

atrapados en su propio destino.

Mientras tanto, sigo tratando de escapar

al inexorable azote del viento

en mi eterno devenir.

Ahora, por fin, visiono en el espejo del alma

un fugaz reflejo de mi ser.

La dejadez me amenaza

y tu presencia me otorga el valor

para poder continuar la lucha

contra lo etéreo de mi ser.

Alcanzo a ver los destellos de claridad

que tu alma arroja sobre la oscuridad lujuriosa

de mi ser decadente.

Aunque, quizás, ya sea tarde

en mi alma la claridad está vedada,

la oscuridad encontró al fin su lugar.

Por mucho que intentes luchar

nunca lograrás arrancarme de mi oscuridad.

El viento me arrastra a convertirme

en la propia oscuridad lujuriosa,

en un ser decadente

obligado a ser algo que siempre quiso.

El viento me lo ofreció y no rehusé.

 

 

Anuncios