En muchas ocasiones la verdad se convierte en una dura ascensión llena de vicisitudes. Nunca debemos olvidar, que al final, sólo los mediocres creen en el camino fácil de la mentira.

 

¿Sinceridad?

Asciendes crédulo entre lianas

fabricadas con las mortajas de tu ser;

trepas entre enredaderas

creadas con tus entrañas.

La llovizna, que cae sobre ti,

no es más que el sudor

que emana de tu frente emana

en forma de gotas de sangre.

Palideces con temores fundados

al ver el fin de tu ascensión;

en la cumbre se amontonan

lo restos corrompidos, tumefactos,

de los que como tú

osaron profanar con mentiras

la montaña de la verdad.

Anuncios